Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Merkel bajará los impuestos de forma "moderada"

La canciller alemana cree injustificado el miedo a la inflación

La canciller alemana, Angela Merkel, confirma que habrá rebaja fiscal para los ciudadanos con ingresos medios y bajos a partir de 2013, año electoral, si bien esta será "moderada". La coalición de CDU, el partido conservador de Merkel y los liberales del FDP, acordaron en julio una bajada de impuestos ante las próximas elecciones, sin más precisión.

En una entrevista con el rotativo Bild am Sonntag, la canciller avanzó ayer que la decisión se tomará antes de fin de año para que entre en vigor el 1 de enero de 2013. "En otoño vamos a tener las previsiones de ingresos fiscales y cuando los conozcamos, decidiremos" la rebaja fiscal, que será "moderada para los ingresos medios y bajos".

La bajada de impuestos es uno de los estandartes de los socios liberales de Merkel, pero cuenta con la oposición del ministro de Finanzas, Wolfgang Schäuble, que prefiere asegurar unas arcas públicas saneadas.

La canciller rechaza los temores a que la crisis en la eurozona conduzca a una mayor inflación, reitera su negativa a la creación de eurobonos y expresa su convicción de que Europa saldrá fortalecida de la situación actual.

"Comprendo la preocupación de los ciudadanos pero puedo afirmar que el temor a que los precios se disparen es injustificado. No existe indicio alguno para una creciente inflación", afirma Merkel.

En ese sentido subraya que "el euro debe continuar siendo una divisa estable. El Banco Central Europeo sigue esa línea y continuará luchando con éxito contra la inflación". Asimismo reitera que "los eurobonos son un instrumento absolutamente erróneo para superar la crisis. Con ellos no conseguiremos lo que debemos lograr: atacar de raíz el enorme endeudamiento. Los eurobonos no harían sino facilitar la creación de deuda".

En cuanto a la crisis financiera y económica internacional comenta que "me he planteado como meta sacar a Alemania de la crisis más fuerte que al entrar en ella y creo que se perfila que lo vamos a conseguir". "Cada vez está más claro: eso es lo que debemos conseguir también para Europa. Debemos hacer todo lo posible para que nuestra UE sea más estable y competitiva que antes de la crisis. Considero que se trata de la tarea más ambiciosa desde el final de la Guerra Fría y la consecución de la unidad alemana", destaca la canciller.

Merkel se muestra también optimista sobre el debate en el seno de los partidos de la coalición gubernamental ante la votación en cuatro semanas en el Bundestag del aumento de los fondos para el paraguas de rescate del euro, pese a las voces disonantes en el seno de su Unión Cristianodemócrata (CDU). "Estoy segura de que podremos convencer a los grupos parlamentarios de la Unión y los liberales de la necesidad de nuestra propuesta para juntos reforzar la estabilidad del euro", comenta Merkel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de agosto de 2011