La plantilla de Barbate abandona su encierro

Después de tres días de encierro, los trabajadores del Ayuntamiento de Barbate (Cádiz) se llevaron en la tarde de ayer sus colchonetas y sacos de dormir de las dependencias municipales. La veintena de empleados que ha seguido esta protesta durmió anoche en sus casas. Finaliza así la última acción, hasta ahora, para reivindicar el pago de las nóminas retrasadas que el Consistorio adeuda a los 325 empleados.

El encierro no ha logrado que la plantilla cobre todo lo que tiene pendiente, y que asciende en total a alrededor de un millón y medio de euros, según los sindicatos. Pero sí han conseguido arrancarle al alcalde, el socialista Rafael Quirós, un calendario de pagos con el que la deuda quedará saldada antes de aquí a dos meses. Según este plan, en los próximos días los trabajadores municipales recibirán la paga extra de verano. Días después, a principios de septiembre, llegaría el pago del 60% de la nómina de julio.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS