DESDE MI DESPENSA
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Caviar: solo y frío

Reconozco que tenía caviar beluga 000 en mi restaurante. Que lo tenía por que me gustaba mucho cocinarlo y que vendía muchas latitas de 40 gramos a la semana.

Pero hice una reflexión en un momento dado, que era la siguiente: por un menú en el que van 20 platos, con grandes productos y muy elaborado cobro 120 euros, ¿cómo voy a tener un solo plato a 140 euros?... Lo veía descompensado.

Reconozco que fue un concepto heredado y que solo tenía que reflexionarlo para darme cuenta que era un error. El que quiera caviar (es una recomendación) que lo compre y se lo tome en casa. En casa o en el barco, o en la playa, o dónde sea.

Pero en un restaurante, no. ¿Por qué? Muy sencillo, las mejores armonías posibles para el caviar bueno de verdad, se logran tomándolo solo. Frío y con la mano.

Luego con huevo, con puré de patata graso, mantequilla y pan, y si me apretan mucho mucho con una botella del mejor champagne que puedan conseguir, y... vuelvo al solo frío, con la mano...

quiquedacosta@quiquedacosta.es

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS