Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un revulsivo intemporal

Tomaz Pandur estrena en Madrid 'La caída de los dioses' tras una gira por España

Tomaz Pandur, director de escena yugoslavo (él sostiene que lo es aunque su país no exista y le definan como esloveno) se ha convertido en los últimos años en un habitual del teatro español, un territorio en el que se mueve con brillantez y en el que consigue no dejar indiferentes a sus espectadores, algunos de los cuales ya le consideran un creador de culto al que no hay que perderse. Recala en la cartelera madrileña con La caída de los dioses, su versión teatral basada en la historia y el guion original de Nicola Badalucco, Enrico Medioli y el director del filme del mismo título mundialmente alabado, Luchino Visconti.

Tras una gira por España, el montaje llega a las Naves del Matadero, dependientes del teatro Español, donde estará desde mañana 25 hasta el 23 de octubre. Y lo hace con un excepcional reparto que cuenta con la actriz Belén Rueda, en su segunda incursión en el teatro, además de Alberto Jiménez, Nur Levi, Pablo Rivero (que debuta en teatro tras triunfar en Cuéntame), Fernando Cayo, Manuel de Blas, Emilio Gavira, Francisco Boira, Santi Marín y el pianista Ramón Grau.

Pandur: "El nazismo lo construimos nosotros y ahora ponemos en pie otro"

La obra parte de una ambiciosa estética minimalista y muy cinematográfica

La caída de los dioses aborda la historia del declive y la descomposición de una aristocrática familia alemana en los primeros momentos del Tercer Reich. Pandur, director artístico de la Capital Cultural Maribor 2012, se enfrenta, en su sexto espectáculo en España, a un proyecto que siempre tuvo en mente. Y lo hace demostrando la vigencia del discurso de Visconti en nuestro tiempo, transcurridos más de 40 años y en este inquietante e inestable momento político y social en Europa. Al tiempo disecciona, como hizo en el exitoso Hamlet, un conflicto familiar como microcosmos de la sociedad y del mundo.

"El guion es mucho más potente que la película, encierra dentro cuatro tragedias de Shakespeare: Hamlet, Rey Lear, Titus Andrónicus y Macbeth", dice Pandur, quien apunta que si se profundiza más, también encontramos Edipo Rey, de Sófocles. "Estoy de acuerdo con Fassbinder, que dijo que la película es a la historia del cine lo que Shakespeare para la historia del teatro; pero no se trata de una imitación, tomo un segmento que me interesa, como son los espacios blancos entre palabras, los silencios", y añade: "El nazismo lo construimos nosotros y ahora volvemos a poner en pie otro tipo de nazismo y, como entonces, miramos a otro lado. Yo vengo de Eslovenia, donde los partidos políticos de izquierda y derecha son solo empresas, nada más, no existe ideología. Vivimos en una decadencia moral y es muy peligroso, lo que impera es el capitalismo salvaje".

Para hablar de todo esto Pandur ha recurrido desde iconografías populares, incluso religiosas, hasta el expresionismo alemán, siempre dentro del opus entero de Visconti y su trilogía alemana (junto a Muerte en Venecia y Ludwig) y partiendo de una ambiciosa estética muy minimalista y muy cinematográfica.

Belén Rueda afirma que la propuesta de Pandur es brutal: "Su forma de trabajar potencia a cada uno al máximo, no solo a los actores", señala en referencia también a la escenografía de Numen (Sven Jonke), el vestuario de Angelina Atlagi, la iluminación de Juan Gómez Cornejo y el diseño de videoescena de Álvaro Luna. "Todo el mundo está muy involucrado", dice la actriz convertida aquí en la baronesa Sophie von Essenbeck, un personaje extraño y perverso y al tiempo humano.

Emilio Gavira recrea un enigmático y sorprendente personaje creado por Pandur. "Es un homenaje a Visconti; un ser atemporal que aparece siempre en estas situaciones, que es cíclico, porque el ser humano tiende a repetir los mismos errores; entonces fue con los judíos, volverá a ser con los negros, con los homosexuales...; a mí, como enano, me habrían mandado a la cámara de gas, hay que luchar siempre por los derechos; el personaje recuerda que hay que estar alerta", señala Gavira cuya excelencia como cantante lírico también ha sido explotada por Pandur.

La caída de los dioses. Naves del Matadero. Del 25 de agosto al 23 de octubre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 24 de agosto de 2011