Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:MOTOCICLISMO | Gran Premio de la República Checa

"Ha sido un desastre total"

Lorenzo ya ve muy difícil lograr el título, pero celebra que al menos no sufrió ningún daño

Jorge Lorenzo asumió las culpas. Él quiso calzar en su Yamaha neumáticos blandos porque con ellos había corrido la sesión de clasificación y con ellos había sido capaz de enlazar una serie de vueltas a un ritmo vertiginoso que nadie pudo emular en carrera, quizá por las condiciones del asfalto, a siete grados más de temperatura que la tarde anterior (37 en vez de los 30 del sábado). El ganador de la prueba, Casey Stoner, rodó un segundo más lento de aquellos tiempos a los que se refería Lorenzo, a un mundo también de la pole de Dani Pedrosa el sábado.

"Fue una gran decepción. Me esperaba una mejor posición y mejores sensaciones con la goma delantera. Desde la segunda vuelta he ido perdiendo el neumático. La moto no giraba bien. Eso me ha hecho ir muy lento y muy incómodo. La decisión ha sido mía, pero tanto mi jefe de mecánicos, Ramon Forcada, como el técnico de Bridgestone me apoyaban. Se ha demostrado que fue una decisión equivocada", dijo el español, que acabó cuarto, tras la carrera. "A la tercera vuelta, ya vi que no iba a ser mi día", confesó. Y asumió la evidencia: "Veníamos de hacer carreras muy buenas, pero esta ha sido un desastre total. Aunque tendré que mirar el vaso medio lleno: me podría haber caído o haberme hecho daño. Habrá que olvidar esto".

MÁS INFORMACIÓN

El mallorquín probará hoy el primer esbozo de la Yamaha de 2012. "Ahora me apetece más probar la moto del año que viene", reconoció; "veo el campeonato más complicado, para qué negarlo. Los más de 30 puntos de ventaja de Stoner lo hacen más difícil, aunque nada es imposible. En este deporte pueden pasar muchas cosas de la noche a la mañana".

También fue un desastre la jornada para Dani Pedrosa. "Es frustrante porque todo el fin de semana nos había ido bastante bien. Pero se me fue la moto de delante y ni siquiera sé por qué. En esas vueltas todavía no estaba apretando", explicó; "estoy decepcionado por haber desaprovechado una oportunidad así. Viendo el ritmo de la carrera, es probable que hubiera ganado a Stoner, pero nunca lo sabremos".

El gran beneficiado fue Stoner, tan contento como agotado tras la prueba. "La moto no nos daba las sensaciones deseadas por la mañana y probamos algo diferente para la carrera que, al parecer, ha funcionado", dijo el australiano, que no quiere ni oír hablar del título. En la sexta posición, feliz y relajado tras la carrera más tranquila de este año, Valentino Rossi. Encantado porque con "una pequeña modificación" en su Ducati logró "una gran mejora". "He rodado al mismo ritmo que las Yamaha. He sido sexto, pero es muy importante, no como cuando en Laguna Seca acabé a más de 30 segundos. Hoy, al menos, hemos estado en la misma carrera, hemos salido en la misma televisión que el resto", bromeó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de agosto de 2011