Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:MOTOCICLISMO | Gran Premio de la República Checa

Stoner mete la directa

El australiano da otro golpe de autoridad, Pedrosa se cae y Lorenzo solo puede ser cuarto

Dicen en su entorno que ahora es mucho más maduro que cuando ganó el título mundial en 2007; que su talento es el mismo, pero que ya no tiene que andar peleándose con una moto más tozuda que él y que eso de que Dani Pedrosa, Andrea Dovizioso o Marco Simoncelli lleven su misma Honda le anima a ir aún más rápido. Lo de exprimir cualquier máquina que le den no le viene de nuevas a Casey Stoner. Y a ello se puso desde el primer entrenamiento de la pretemporada, allá por noviembre del año pasado. En el circuito de Brno, donde no había vuelto a ganar precisamente desde 2007, el australiano dio un golpe de efecto al sumar su sexta victoria del año y hacerlo además aprovechando que su gran rival, Jorge Lorenzo, ni siquiera pudo subirse al podio.

Inexplicablemente, Pedrosa perdió la rueda delantera al comienzo

Tras cuatro ceros y dos atropellos, Simoncelli, tercero, subió al fin al podio

Stoner, como ya hizo en Estados Unidos, donde ganó la prueba después de un fin de semana en el que no brilló en los entrenamientos, dio la sorpresa tras probar un cambio desesperado a última hora en los reglajes de su moto y beneficiado seguramente por el abandono de Pedrosa, que había exhibido un ritmo infernal desde la primera sesión del viernes. El español perdió de manera inexplicable su rueda delantera recién iniciada la prueba, en la tercera vuelta, cuando rodaba primero, perseguido por Stoner, Lorenzo y Dovizioso, y se disponía a abordar una curva a la derecha y demostrar de lo que es capaz cuando está en forma. No pudo ser.

Tampoco pudo demostrar Lorenzo que no se ha olvidado de ganar. Salió lanzado, a la caza de Pedrosa y Stoner, a quienes rebasó en las primeras dos curvas con aparente facilidad, lo que le permitió colocarse en cabeza unos cuantos giros. Pero la alegría le duró poco. Así funcionan las cosas este año, en el que las Honda parecen haber ganado la batalla a la Yamaha que en 2010 le hizo campeón.

Tras la caída de Pedrosa y después de un susto que casi se lo lleva por los suelos, a final de recta, Lorenzo cedió su puesto a Stoner primero y a Dovizioso unas vueltas después, aunque no les perdió del todo la pista. Es más, llegó a recuperar la segunda plaza tras nueve giros en los que Dovizioso aflojó -llegó a rodar un segundo más lento que su compañero- y dio alas a Stoner, que se alejó del trío que habían formado su colega, Lorenzo y Simoncelli.

Una vuelta después, cuando el líder del campeonato ya estaba a cuatro segundos, Lorenzo tuvo otro susto. El de Yamaha había decidido montar el neumático blando delante y equivocó la elección. Pasado el ecuador de la prueba, cuando acostumbra a dar más que el resto, era el piloto con el peor tiempo por vuelta de los siete primeros. Le rebasaron Dovizioso y Simoncelli. Perdió la rueda de los italianos como perdió su cadencia y su habitual velocidad, incómodo como andaba sobre una moto con la goma delantera más destrozada de lo previsto. Perdió también toda opción a subirse al podio, así como las razones para presionar a un tipo tan seguro de sí mismo como lo es Stoner ahora mismo.

A seis vueltas del final, se cayó Álvaro Bautista tras una carrera fantástica en la que se exprimió para pelear con el mejor Valentino Rossi de la temporada e incluso para igualar el tiempo por vuelta de las Honda y las Yamaha que tenía por delante. A seis, apretaba los dientes Lorenzo para reencontrarse en la pista con el Simoncelli más cerebral del año, aunque nunca llegó a estar lo suficientemente cerca de él, bien por culpa de unos neumáticos que no funcionaron como debieron, bien porque no era su día.

Así, ya nada ni nadie estorbaba a Stoner, el único capaz de acumular vueltas y más vueltas en 1m 57s, un tiempo al alcance de pocos este domingo. Dovizioso, que cuajó una carrera fantástica, y Simoncelli, por fin, tras cuatro ceros y dos atropellos, le acompañaron en el podio, del que se quedó a menos de un segundo Lorenzo. Tan poca distancia en la carrera. Tanta diferencia si te juegas el título.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de agosto de 2011