Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:FÚTBOL | Internacional

"Aprenderá poco a poco"

Ferguson defiende a De Gea, que encaja otro gol por un error en el debut liguero del United, el único grande que inicia la 'Premier' ganando

Un disparo de Shane Long, delantero del West Bromwich Albion, entre dos piernas, aunque suave y centrado, se le coló a De Gea bajo su cuerpo. El portero se echó tarde al suelo, se le escapó el balón y echó la mirada abajo sin que un solo compañero del Manchester United fuera a darle una palmada en la espalda. Fue el tercer gol consecutivo -los otros dos se los endosó el Manchester City en la Copa de la Liga (Community Shield) el pasado fin de semana-, la tercera pifia del exportero del Atlético. Después, sin embargo, realizó dos paradas sensacionales y recuperó su aire de notoriedad sobre el césped, suficiente para no encajar otro gol y que el Mufc, gracias a una diana de Rooney y a otra de rebote de Young -se ha ganado la plaza en la banda izquierda- a última hora, ganara (1-2), como acostumbra, un duelo que se le puso cuesta arriba. Fue el único de los cinco clubes grandes de la Premier que contó su partido inicial por victoria.

"Debería haber parado ese balón, pero es normal que tarde en adaptarse a nosotros"

"De Gea debería haberlo hecho mejor y haber parado ese balón, pero no hay que darle importancia. Solo fue un fallo de concentración", explicó Alex Ferguson, técnico del United. "Tengo recuerdos de algunos porteros a los que les costó mucho adaptarse al fútbol inglés, como Schmeichel, que empezó tembloroso y luego fue posiblemente uno de los mejores arqueros de todos los tiempos", dijo. "Nuestro estilo es diferente para los porteros que vienen de Europa y es normal que tarden en adaptarse, pero De Gea tiene sólo 20 años y esperamos que aprenda poco a poco para estar en forma en el momento indicado".

No hay competición europea más rica que la Premier, en la que este verano los equipos se han permitido fichar a jugadores jóvenes y un tanto desconocidos por cantidades desorbitadas, como es el caso del Arsenal con Oxlade-Chamberlain (17,3 millones de euros), extremo de 17 años procedente del Southampton, y el del Manchester United con Jones (24), central de 19 que llega del Blackburn Rovers. También se ha realizado el fichaje más caro en el mercado mundial, los 45 millones pagados por el Manchester City por Agüero; el Chelsea ha vuelto a sacudir el billetero, 71, y el Liverpool se ha gastado otros 60 en remozar una medular que temblaba con el balón en los pies. Un tentempié de lo que ha invertido la Premier. Pero el dinero, aunque los acerca porque se repartirán el cetro entre estos equipos, no garantiza los éxitos. Y menos de inmediato.

Eso expresó ayer el Chelsea, incapaz de desmontar al Stoke City (0-0). No le alcanzó al conjunto de Villas-Boas con adelantar las líneas al final, con Fernando Torres -de nuevo, jugador incisivo, aunque falto de remate- como referencia, pero con el portero rival, Begovic, como un muro infranqueable. Adonde no llegó el meta lo hicieron los postes y hasta el larguero, que escupió un disparo de Anelka. También fracasaron en el intento, ya el sábado, el Arsenal y el Liverpool. Los gunners, sin Cesc, se encasquillaron en su juego de toque, demasiado lejos de la portería, ahogados en los metros finales ante la indefinición de Gervinho -acabó expulsado- y la falta de tino en el punteo de Van Persie. Empate a cero a domicilio ante el Newcastle. Tampoco funcionó mucho mejor el Liverpool. Luis Suárez arregló el desaguisado de fallar un penalti con un gol que después Sebastian Larsson igualaría con una soberbia volea. Empate a uno frente al Sunderland en Anfield. Hoy le toca el turno al Manchester City.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de agosto de 2011