Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Batalla política en torno a la crisis

Rajoy ordena desde su retiro forzar una comparecencia de Zapatero

Arenas critica que el presidente siga de vacaciones - Blanco replica que en los días de alarma fue el único líder que trabajó - El PSOE espera la opinión de los grupos

El PP no afloja la presión. Hace una semana pidió el anticipo del anticipo de las elecciones generales. Y ayer forzó un debate parlamentario sobre la crisis económica en la Diputación Permanente del Congreso e intenta obligar al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a comparecer ante el Pleno.

La petición la formuló a través de un comunicado la portavoz parlamentaria del PP, Soraya Saénz de Santamaría, que, a su vez, se remitía a una instrucción del líder del partido, Mariano Rajoy. El debate tendría por objeto examinar "los efectos que la grave situación financiera está teniendo sobre la economía española, las decisiones adoptadas en el conjunto de la Unión Europea, repercusión sobre España y compromisos asumidos por el Ejecutivo español y, finalmente, la previsión de futuras medidas por parte del Gobierno socialista".

Llamazares (IU) votará a favor de la comparecencia del presidente

Ridao (ERC) dice que no es urgente, por la velocidad de los acontecimientos

El comunicado sostiene que "mientras todos los dirigentes europeos e internacionales están al frente de sus obligaciones, comparecen públicamente y en sus Parlamentos, en España nadie en el Ejecutivo asume las riendas de la situación, que cada vez se hace más insostenible".

La portavoz parlamentaria del PP está de vacaciones fuera de Madrid, según fuentes oficiales del Grupo Popular, y por eso fue imposible obtener una versión complementaria a la del comunicado. No hubo tampoco comparecencia de los responsables del PP para explicar su iniciativa.

Se completa la estrategia del PP con declaraciones de Javier Arenas en la Cope, en las que el líder del PP andaluz critica que Zapatero siga de vacaciones. "El señor Zapatero está teniendo comportamientos muy distintos a los de otros jefes de Gobierno europeos, que están trabajando con intensidad en relación a los acontecimientos económicos que se están sucediendo estos días. Zapatero está teniendo un verano más relajado que el resto de mandatarios europeos", aseguró Arenas.

El dirigente del PP andaluz está de guardia esta semana, mientras Rajoy sigue de vacaciones en Galicia y el resto de su equipo también está ausente. La última comparecencia pública del líder popular fue el 29 de julio, en rueda de prensa simultánea a la del presidente del Gobierno, que cerraba el curso político. Desde ese día, Rajoy no ha tenido ninguna aparición pública, con la excepción de una entrevista realizada por Europa Press la semana pasada y que está siendo difundida por entregas desde entonces. Lo que el candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, denominó "enlatados veraniegos".

Está previsto que el día 19 Rajoy se incorpore a la sede del partido para presidir la Junta Directiva Nacional. El líder del PP ha dado órdenes para que diversos miembros de su equipo pidieran estos días el adelanto de las elecciones del 20 de noviembre -aunque él no se ha pronunciado para quedarse al margen de la polémica-. Lo hizo cuando la deuda española estaba en situación de pleno riesgo al haber superado los 400 puntos. Ahora la petición de comparecencia de Zapatero se ha producido cuando el diferencial de la deuda se ha reducido, aunque se mantenga la inestabilidad financiera en todo el mundo.

Desde ese día, Zapatero ha mantenido varias conversaciones con Rajoy para explicarle la situación y pedirle, igual que al resto de portavoces, que muestren confianza en la economía española. El solo hecho de presentar la solicitud de comparecencia obliga a la convocatoria de la Diputación Permanente del Congreso y abre un debate entre los portavoces sobre la crisis económica y la inestabilidad del mercado de la deuda en las últimas semanas. Basta para convocarla que lo pidan dos grupos parlamentarios o, como en este caso, la quinta parte del órgano permanente de la Cámara baja. La semana pasada el PNV hizo un amago de solicitud de celebración de la Diputación Permanente, pero no llegó a concretar la petición y, expresamente, esa posibilidad fue rechazada por otros grupos, como CiU. La reunión se celebrará, previsiblemente, la próxima semana, aunque la convocatoria la hará el presidente del Congreso, José Bono.

El Gobierno no aclaró ayer si aceptará la petición de comparecencia de Zapatero, a la espera de sondear al resto de grupos. "Aún no está decidido", afirmaron fuentes de La Moncloa. El Ejecutivo esperará a la evolución de la situación económica y aceptará si la mayoría de los grupos están a favor. Joan Ridao, portavoz de ERC, aseguró a este periódico que está a favor de la comparecencia, pero no de forma urgente, "teniendo en cuenta el dinamismo y el ritmo de los acontecimientos". Es decir, que podría demorarse a septiembre. Gaspar Llamazares (IU) opina que deberían haberlo pedido antes la vicepresidenta Salgado o Zapatero y que votará a favor de la petición del PP.

En todo caso, el Gobierno tiene previsto que se celebre un pleno a principios de septiembre, porque debe convalidar el decreto de nuevas medidas económicas que aprobará en Consejo de Ministros los días 19 y 26 agosto. La convalidación debe producirse, como máximo, 30 días después de su entrada en vigor.

El ministro portavoz del Gobierno, José Blanco, pidió ayer "calma y tranquilidad" y aseguró que el Ejecutivo está actuando "en todos los frentes, en la coordinación europea y en la respuesta conjunta". Recordó también que Zapatero actuó antes que el resto de líderes europeos.

La vicepresidenta Elena Salgado criticó en declaraciones a Radio Nacional el "tono de la petición" del PP para que el presidente comparezca en el Congreso, y pidió a los populares "algo de colaboración". La número dos del Gobierno afirmó que en el PP "parecen no haberse dado cuenta de que estamos ante focos de inestabilidad generalizados en muchos países". "El foco no está precisamente puesto en este momento en España", subrayó. Salgado añadió que "de inactividad, nada".

El candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, ironizó sobre la iniciativa del PP. "La pregunta que yo hago al PP es: ¿se le ocurre algo más? Aunque sea desde la playa, pero, ¿se les ocurre algo más?". Las únicas propuestas de los populares ante la crisis, dijo Rubalcaba, son el anticipo de las elecciones y la petición de comparecencia de Zapatero.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de agosto de 2011