Dos inmigrantes se fugan del CIE de Málaga

Un grupo del 15-M presenció la alarma policial tras la huida de los internos

Dos inmigrantes se fugaron la noche del pasado lunes del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Málaga. Ambos internos huyeron sobre las 22.00 a través del patio y los tejados, después de abandonar las zonas comunes del centro. "Al parecer aprovecharon el relevo en el turno de los agentes", afirmaron fuentes policiales sobre los inmigrantes huidos, de nacionalidades marroquí y argelina.

Mientras, un centenar de indignados del movimiento 15-M se concentraba a las puertas del CIE para intentar frenar la deportación de un inmigrante argelino. Este había elevado una petición de asilo al Gobierno, pero ayer le fue denegada, según su abogado, y ahora su repatriación es previsible. Las consignas de los indignados pudieron aumentar la confusión y mermar la diligencia de los policías encargados de la seguridad del centro. Unos 40 agentes repartidos en cinco turnos vigilan las instalaciones, ubicadas en el antiguo cuartel de Capuchinos, un edificio obsoleto en el centro de la ciudad. En el CIE conviven ahora unos 20 hombres y 20 mujeres, una cifra muy por debajo de su capacidad (85 hombres y 25 mujeres).

Más información

Los indignados presenciaron perplejos la alarma policial generada por la huida. "Estábamos contentos al pensar que alguien se estaba escapando de allí", comentó Patricia Carbona. Unos 30 miembros del 15-M observaron cómo los policías salían del CIE y caminaban por el tejado de la contigua iglesia Divina Pastora mientras alumbraban con las linternas hacia la plaza en busca de los huidos.

Los agentes inspeccionaron la iglesia y el colegio Divina Pastora, así como varios bloques de vecinos situados frente al CIE, en busca de los dos inmigrantes fugados. Desde la medianoche hasta las 4.00, numerosos policías revisaron todas las inmediaciones del CIE malagueño. "Treparon con cuerdas por los edificios y algunos saltaban por los balcones", relataba Leticia González.

El CIE malagueño es una instalación semi-carcelaria donde los inmigrantes en situación irregular son encerrados a la espera de su repatriación. El edificio está sometido a continuas obras y su mantenimiento es muy deficiente, ya que padece humedades y problemas para alojar a los inmigrantes. El fiscal de sala coordinador de Extranjería, Joaquín Sánchez-Covisa, alertó ya hace dos años del mal estado en que se encuentran los dos CIE ubicados en territorio andaluz, el de Málaga y otro en Algeciras. El edificio "no resulta propio de un Estado moderno", censuró el fiscal sobre la instalación malagueña. Su estado no ha mejorado.

Por si estas críticas fueran pocas, la Fiscalía General del Estado consideró el pasado septiembre que los CIE de Algeciras (Cádiz) y Málaga eran los peores de todo el país por las deficiencias en los servicios prestados a los internos y por las condiciones en las que están. La fiscalía subrayó que el primero parece una cárcel y que el segundo tiene unas instalaciones "deplorables" y una estructura "irreparable". La mayoría de los internos no son delincuentes, sino personas retenidas por no tener los papeles en regla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de agosto de 2011.

Lo más visto en...

Top 50