Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cruces culmina la remodelación de sus Urgencias tras invertir siete millones

Las obras han permitido ganar 1.300 metros cuadrados y reformar otros 1.550

El Hospital de Cruces, en Barakaldo, el mayor centro sanitario de Euskadi, ha concluido la modernización de su servicio de Urgencias, en el que son atendidos más de 212.000 pacientes cada año. La entrada en funcionamiento de la última fase de la reforma ha puesto el punto final a unas obras que comenzaron en 2009 y han requerido una inversión de 6.998.376 euros. Urgencias cuenta ahora con 1.300 metros cuadrados más, que se suman a otros 1.550 metros cuadrados reformados.

La mejora de los servicios de Urgencias es uno de los proyectos más importantes que Sanidad desarrolla en esta legislatura. Además de las obras de ampliación y modernización de Cruces, el presupuesto total de 20 millones de euros ha permitido crear un nuevo servicio de Urgencias en el Hospital de Mendaro y reformar las urgencias pediátricas del de Donostia, en San Sebastián, así como inaugurar un nuevo bloque quirúrgico en ese centro.

900.000 pacientes requieren cada año en Euskadi atención hospitalaria urgente

El cuarto hospital en el que se ha intervenido ha sido Txagorritxu, en Vitoria, donde el invierno del pasado año fueron ampliadas las instalaciones para hacer frente a la gripe A.

El viceconsejero de Sanidad, Jesús María Fernández, destacó ayer en la visita al nuevo servicio que la mejora de la atención de Urgencias ha sido necesaria por el volumen de la demanda asistencial. Fernández calculó que casi uno de cada dos ciudadanos vascos requieren atención urgente en los hospitales al año, en total unas 900.000 personas en cada ejercicio.

La media diaria de las Urgencias en Cruces asciende a 575 pacientes. El 80% requiere una atención ambulatoria, y es dado de alta y enviado a su domicilio. Para atenderlos Cruces cuenta ahora con cuatro boxes para la valoración inicial de los pacientes y 12 consultas para adultos, que se completan con las instalaciones pediátricas, compuestas por dos boxes y cuatro consultas. Además, las instalaciones disponen de 14 sillones para tratamientos, una sala de yesos específica para Urgencias con consulta independiente para adultos y otra para niños, y salas de suturas y curas.

El servicio suma además una nueva sala de rayos X, cuatro boxes de estabilización y 45 de evolución, dentro de los cuales tres son para aislamiento, tanto psiquiátrico como de sobrepresión y depresión. También se han creado almacenes y salas de espera diferenciadas.

Las obras comenzaron hace dos años reformando los accesos al servicio. Después se afrontó la zona de admisión de pacientes y las consultas, que se instalaron en un área anteriormente dedicada a aparcamiento y acceso de vehículos.

La reforma ha permitido la separación física de los pacientes ambulatorios y los que requieren de cama. Las dos últimas fases de las obras afectaron fundamentalmente a los espacios de tratamiento y estabilización de los pacientes.

Tras entrar en funcionamiento las salas de yesos, y buena parte de los boxes previstos, la reforma ha culminado con un espacio que incluye un local para el trabajo de médicos y la sala de espera de familiares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de agosto de 2011