Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL ADELANTO ELECTORAL AL 20 DE NOVIEMBRE SUSCITA UN RESPALDO UNÁNIME

Zapatero acorta la agonía

El presidente rectifica para aportar "certidumbre" al calendario político - Rajoy se lanza a la campaña: "Gobernaré desde el centro" - Rubalcaba quiere un cara a cara

El 20 de noviembre terminará el ciclo político de José Luis Rodríguez Zapatero. Golpeado por la crisis económica, la tensión social y el riesgo de perjudicar a su partido, el presidente anunció ayer por sorpresa, con medio país de vacaciones, que las elecciones generales se adelantan al 20 de noviembre. Rectifica así su intención de agotar la legislatura para poner fin a la interinidad en la que entró su Gobierno tras la dura derrota en las municipales y autonómicas del 22-M. El adelanto, demandado por políticos y empresarios, ha suscitado un respaldo unánime. Zapatero, que no estará en las listas, aseguró que ha optado por acortar cuatro meses la legislatura para dar estabilidad con la "certidumbre" de un calendario político. El 1 de enero habrá nuevo Gobierno y se encontrará con unos Presupuestos prorrogados, porque ese calendario no permite tramitar otros en el Parlamento. Mariano Rajoy aprovechó la noticia para situarse en la línea de salida en la carrera hacia La Moncloa: "Gobernaré desde el centro", afirmó, para añadir que, si gana, no hará recortes sociales. El candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, con quien el presidente pactó la fecha, también se lanzó y confió en mantener un cara a cara con el líder del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de julio de 2011