Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Economía abre expediente a Endesa por cobrar de más a los usuarios

La Junta investiga si hay un exceso de facturación tras cambiar la tarifa nocturna

La Dirección General de Industria, Energía y Minas, dependiente de la Consejería de Economía, ha decidido la apertura de un expediente informativo a Endesa con objeto de "determinar y cuantificar con la mayor precisión posible el colectivo de abonados afectados" por la presunta sobrefacturación del término de potencia realizada por la compañía. Asimismo, la resolución adoptada ordena "analizar si concurren circunstancias que justifiquen el inicio de un expediente sancionador" contra la empresa eléctrica. Los afectados podrían superar los 150.000.

Este expediente informativo abierto a Endesa Distribución Eléctrica responde a una reclamación del ingeniero sevillano Antonio Moreno Alfaro, quien denunció que la compañía eléctrica le ha cobrado indebidamente una tarifa por término de potencia en su recibo de la luz desde enero de 2009.

La denuncia se basa en que el nuevo Reglamento Electrotécnico para Baja Tensión, aprobado en 2002 y vigente desde septiembre de 2003, estableció que la tensión normalizada pasara de los tradicionales 220 voltios a 230. A partir de entonces la potencia contratada por los nuevos clientes de las eléctricas se veía modificada, y por ende el llamado término de potencia que pagan los consumidores de electricidad, que se obtiene al multiplicar la potencia contratada por el coeficiente que establece el Gobierno (en la actualidad, 1,712497euros por kw y mes). Es decir, se incrementaba el coste de la factura.Sin embargo, el Real Decreto 842/2002, que establecía este cambio de tensión, afirmaba que no debía suponer un cambio de contrato salvo que se hubieran realizado modificaciones de importancia o ampliaciones en la instalación.

Asimismo, normativas posteriores indicaban que todo cambio de potencia contratada derivado únicamente del proceso de normalización de tensión de 220 a 230 voltios, "no dará lugar a cargo alguno", y que en estos casos "las tarifas de suministros se deberán multiplicar por un factor corrector" para que no se incremente la factura de los consumidores. Es decir, que la norma protegía a los antiguos consumidores y sostenía que no se les podría cobrar por la modificación de la tensión.

Lo cierto es que, tras la desaparición en julio de 2008 de la denominada "tarifa nocturna", Endesa procedió a remitirle al reclamante (Antonio Moreno Alfaro) un nuevo contrato de suministro, entendiendo que "todo cambio de tarifa supone un cambio contractual", según las alegaciones presentadas a la Junta por la compañía.

Moreno Alfaro presentó en noviembre de 2009 su reclamación ante la Dirección General de Industria, Energía y Minas, después de haber comprobado que la compañía le estaba facturando indebidamente (aplicando una tensión de 230 vatios y sin coeficiente reductor) y ha tardado más de dos años en obtener una respuesta de la Administración, que le da la razón en su demanda.

El pasado 21 de junio, la directora general de Industria, Energía y Minas, Eva María Vázquez Sánchez, emitió una resolución que imponía a Endesa la obligación de regularización del contrato de suministro eléctrico de Moreno Alfaro, especificando la potencia contratada normalizada conforme a la tensión nominal anterior al decreto que la modificaba de 220 a 230 voltios.

Asimismo, la resolución afirma que en caso de que la red ya no disponga de esa tensión, especifique que se aplicará el coeficiente corrector establecido para que no se vea incrementado el coste de la factura. Igualmente, acuerda que le sean devueltas las cantidades facturadas con la modificación indebida de la potencia contratada.

En el apartado cuarto de la resolución, la Junta anuncia la apertura del expediente informativo para determinar y cuantificar el número de afectados por esta práctica. Además, la Junta quiere "analizar si concurren circunstancias que justifiquen el inicio de un expediente sancionador".

Endesa, que tenía 30 días para recurrir en alzada este fallo, no había presentado recurso alguno el pasado día 20. Según la Junta, Endesa disponía de más de 150.000 clientes con tarifa nocturna antes de que se eliminara esa tarifa en julio de 2008 y se estableciera la tarifa actual denominada de discriminación horaria, por lo que es presumible que a muchos de esos clientes Endesa les esté facturando con arreglo a la nueva tensión de 230 y por ende con un sobrecoste en el suministro. Fuentes de Endesa han indicado que recurrirán la resolución a favor de Alfaro y que aún no conocían el expediente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de julio de 2011