Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Injustas declaraciones

Las injustas y agresivas declaraciones de Juan Rosell, presidente de los empresarios españoles, sobre los funcionarios suponen un nuevo ataque a lo público de quienes, aprovechando las adversas circunstancias económicas actuales, pretenden imponer un modelo social insolidario.

Habría que recordar al señor Rosell que los funcionarios a los que desprecia no han ganado su plaza en una tómbola, sino mediante una oposición abierta a todos los ciudadanos que posean la titulación requerida. Habría que recordarle también que ningún funcionario, como ningún empleado que cobra una nómina, puede defraudar a Hacienda. Tampoco se conocen casos de funcionarios implicados como agentes principales en las grandes tramas de corrupción que desangran y han desangrado el Tesoro Público, pero en cada una de dichas tramas figura siempre algún empresario.

Debe saber igualmente que muy pocos funcionarios, como muy pocos asalariados, se benefician de ayudas públicas que casi siempre recaen en trabajadores por cuenta propia, es decir, empresarios.

Por último, no le hablaré de los casos de Díaz Ferrán y de tantos otros, pues supongo que los conoce bien.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de julio de 2011