Reportaje:

Reflejos de las dos orillas

La exposición 'Simetrías de un espacio' del fotógrafo Antonio Pérez retrata la cercanía y similitud entre Andalucía y el Norte de Marruecos

Cuenta el fotógrafo Antonio Pérez (Tarifa, 1970) que uno de los recuerdos más nítidos de su niñez en una pequeña aldea cercana a Tarifa, El Torrejón, evoca cuando al amanecer, después de días sin pausa de viento de Poniente, el Estrecho de Gibraltar se abría con claridad ante sus ojos ofreciendo todo lo que contenía. "Frente a mí, en la distancia, aparecía una tierra desconocida, un espacio separado por el mar del que emergían montañas. Mi imaginación generaba todo un mundo paralelo. Imaginaba cómo sería la vida allí, cómo serían aquellas personas, e incluso imaginaba a un niño como yo que imaginaba a ese otro niño que era yo", rememora Pérez.

Esa "tierra desconocida" ha dejado de serlo para él y para todo aquel que visite la exposición fotográfica Simetrías de un espacio, en la que Pérez ilustra a través de 70 imágenes contrapuestas la continuidad geográfica, cultural y social entre las zonas vecinas del Sur de Andalucía y el Norte de Marruecos, fotos que son el reflejo de siglos de historia compartida.

"Estamos más cerca que lejos, sin saberlo del todo", dice Benítez Reyes

"Ha sido un trabajo hermoso y laborioso al que he dedicado unos tres años. He visitado unas 60 localidades de las dos orillas para reflejar esas similitudes geográficas y culturales", explica Pérez, que ha editado un catálogo de la muestra en cuyo prólogo participan dos escritores de ambas orillas: el poeta roteño Felipe Benítez Reyes y el también poeta y profesor universitario marroquí Abderramán El Fathi.

Similitudes que se aprecian en la cotidianeidad de la vida de las gentes de ambos lados, en jóvenes jugando al fútbol en los arenales dorados de la playa tarifeña de Getares y de la tangerina de Martil; en besos de enamorados en playas que comparten toponimia (Mar Chica, en Nador, y Playa Chica, en Tarifa); en las vistas nocturnas de las ciudades de Alhucemas y Almería o en los vestigios arqueológicos que los romanos dejaron en ambas regiones, como las ruinas de Baelo Claudia en Tarifa y las de Volúbilis en la región marroquí de Meknes.

"Estas fotografías de Antonio Pérez proponen un viaje mágico, un viaje que admite la dualidad: puedes estar al mismo tiempo en Tarifa y en Tánger, puedes ser observador de la noche iluminada de Almería a la vez que observador de la noche -con perfume de espliego en su nombre- de Alhoceima, a la que los de esta orilla llamamos Alhucemas", explica en el prólogo del catálogo Felipe Benítez Reyes.

"Estamos más cerca que lejos, sin saberlo quizá del todo. Marruecos y Andalucía, con sus simetrías y asimetrías de ida y vuelta. Como dos signos de interrogación que abarcan un mar, un mar que a veces se convierte en tumba inmerecida", concluye el poeta roteño.

Simetrías de un espacio se exhibe en el Palacio Episcopal de Málaga hasta el 15 de agosto y el 20 de agosto, viajará al conjunto arqueológico Baelo Claudia, en Tarifa (Cádiz), donde se expondrá hasta el 25 de septiembre.

La exposición está organizada por la Consejería de la Presidencia en colaboración con la Consejería de Cultura y se incluye dentro del Proyecto Plataforma de Cooperación Andalucía-Norte de Marruecos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 18 de julio de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50