Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ermua, entre el olvido y la memoria

El municipio vizcaíno recuerda el asesinato de Miguel Ángel Blanco

Un grupo de niños jugaba ayer a mediodía con aire distraído en la plaza Cardenal Orbe de Ermua (Vizcaya) ante la atenta mirada de sus padres. Mientras, a un par de calles de distancia, en el Ayuntamiento, el alcalde Carlos Totorika (PSE) y la plana mayor del PP vasco recordaban con una ofrenda floral el 14 aniversario del asesinato de Miguel Ángel Blanco.

"Estamos hartos. Todos los años la misma historia". Un grupo de amigos, sentados en uno de los bancos de la plaza respondían con aire cansino a las preguntas de la periodista. En el verano de 1997, durante las 48 horas agónicas que duró el secuestro y posterior ejecución del joven edil popular, ese rincón del centro del municipio sirvió para que los vecinos expresaran su rabia y su rechazo a la sinrazón de ETA. Fue lo que muchos vinieron a denominar Espíritu de Ermua.

"Nos movió la expectativa de que podíamos luchar por las libertades y vencer el terror, en vez de rendirnos al pulso, le plantamos cara. Los ciudadanos se movilizaron, algo que no se veía. Hasta entonces había acudido a muchos otros funerales donde imperaba el silencio y a veces la vergüenza", recordaba ayer el alcalde, con 20 años al frente del gobierno municipal.

La variopinta cuadrilla, un jubilado, y un par de mujeres, y un hombre, puntualizan. "No vayas a pensar mal, ¿eh? Yo fui la primera en colocarme ahí con velas y flores", apunta una de las integrantes, "pero estamos cansados de la imagen que se ha transmitido de Ermua, aquí siempre hemos podido salir a la calle sin miedo".

Aquellos días dejaron imágenes para la historia. El alcalde Totorika se vio obligado a defender, con la Ertzaintza y la Guardia Civil, la sede de Herri Batasuna ante la rabia de los vecinos. Algunos de ellos gritaban entonces: "¿Por qué les defendéis si luego os van a matar?". Varios agentes, en un gesto de proximidad a los manifestantes, descubrieron su rostro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de julio de 2011