Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La última ópera de Nuria Espert

El Teatro Real cierra la temporada con el reestreno de la 'Tosca' de Puccini, que ya ofreció en 2004 y cuya dirección escénica corre a cargo de la actriz

Solo por la colosal escena del Te Deum ya merece la pena sentarse en el patio de butacas del Teatro Real a ver Tosca, de Puccini. Pero otro aliciente puede ser que este montaje, que ya se vio en 2004 en el coliseo madrileño, es la última ópera en la que la actriz Nuria Espert ejerce de directora escénica.

Espert, que ha querido participar en este reestreno por agradecimiento al director Gerard Mortier, ha manifestado que no quiere volver a colaborar con el mundo de la ópera. "No tengo ganas de abordar nuevos proyectos. Creo que este momento dorado de mi vida como intérprete es lo que me hace más feliz", confiesa. "La vida nómada del mundo de la ópera no me seduce ya", ha añadido.

Espert ha manifestado que no volverá a colaborar con la ópera

La directora de escena adora el libreto: "Puccini es teatro puro"

Tosca es un título que Mortier programa a regañadientes. "Cuando dicen que no me gusta tanto tienen razón, pero es que muchas veces Puccini se interpreta mal. Es una obra muy difícil", admite el director. Mortier y Espert ya habían trabajado juntos anteriormente: se encontraron en el Teatro de la Monnaie con la Electra de Strauss. "En Bruselas tuve un enfrentamiento con los actores, y Mortier fue para mí una torre. Su apoyo fue enorme y no lo he olvidado jamás", explica la actriz.

Uno de los aspectos más imponentes de esta ópera, que se estrena mañana, son los decorados de Ezio Frigerio. Monumentalidad y reflejos de la suntuosa Roma papal. "Los decorados y el vestuario siguen siendo tan espectaculares como cuando estrenamos", explica Espert.

En su momento, esta ópera costó 700.000 euros, y se representó en 20 ocasiones durante la temporada 2003-2004 del teatro y el festival veraniego que solía programar el Real en la plaza de Oriente. Datos que contrastan con los dos millones de euros que han costado las cinco funciones del San Francisco de Asís de Messiaen en el Madrid Arena.

Han pasado siete años desde aquel estreno de la obra de Puccini en el Real, y Espert confiesa que si volviera a diseñar de nuevo la dramaturgia de la ópera, no la haría igual. "Si ahora decidiera hacer otra Tosca, haría una cosa diferente. No porque el espectáculo haya envejecido, sino porque yo soy otra persona", explica la actriz.

Para esta ocasión, solo ha cambiado "detalles insignificantes" de los que ni siquiera quiso hablar en la presentación del montaje la semana pasada. "Esta reposición la tomo con mucho cariño, tratando de que tenga la frescura que tuvo entonces", explica Espert.

La historia del pintor Mario Cavaradossi y de Flavia Tosca tienen entregada a la directora escénica, sobre todo su libreto. "Me parece infinitamente superior a la obra de Sardou en la que se basa. Puccini ha conservado la parte política, que allí estaba ingenuamente insinuada, y ha demostrado que hay cosas que siguen vigentes, y que a mí me siguen emocionando", explica Espert, que considera que "Puccini es teatro puro" porque "amaba el teatro en prosa y trataba que la profundidad de los textos apareciese en sus libretos".

A la batuta estará el italiano Renato Palumbo. Espert destaca su lado humano y su trabajo incansable con los cantantes, pero su labor principal, como el mismo reconoce, es la de dar forma a la colosal partitura.

"Hoy en día para un teatro reponer una obra es algo muy difícil, porque el público conoce la obra y tiene unas expectativas", explica Palumbo. Mortier le da la razón en cuanto a las óperas que se consideran un clásico, como la Tosca de Puccini o Las Bodas de Fígaro de Mozart, ambas en la programación de esta temporada que llega a su fin. "Es nuestro cometido el de luchar contra la rutina en las grandes óperas de repertorio", explica el director del Teatro Real.

Tosca, de Puccini. Teatro Real. Del 12 al 28 de julio a las 20.00. Entradas: de 6 a 294 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de julio de 2011