Reportaje:Información privilegiada

Los hombres del PP para gobernador

A un año de la marcha de MAFO, en la derecha se toman posiciones para relevarle

Queda todavía un año por delante para que se produzca el relevo en el cargo de gobernador del Banco de España (BE) y ya se están tomando posiciones para sustituir a Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO). Todas provienen del entorno del PP, que dan por descontado que va a ganar las elecciones generales y, por tanto, a tener la sartén por el mango -con anuencia de CiU- a la hora de realizar los cambios que se avecinan (el del BE, en julio, y el de la Comisión Nacional del Mercado de Valores, en octubre). Y si no lo impide Alfredo Pérez Rubalcaba.

En el ramillete de elegidos que se manejan en Génova aparecen nombres habituales y otros no tanto, y no se sabe sin con buenas intenciones o para torpedearlos. Unos tienen perfil más político; otros, más técnico, y otros combinan ambas facetas. Al final, será determinante si se quiere mantener el peso político de los últimos años o volver a una figura más técnica, como era antes.

En el primer sentido, el actual portavoz económico del grupo parlamentario popular, Cristóbal Montoro, estaría encantado de ocupar esa plaza como colofón a su carrera después de haber sido ministro de Hacienda en el segundo Gobierno de Aznar. Montoro cumple 62 años en julio de 2012, por lo que con los seis de mandato alcanzaría 68, una edad pintiparada para la jubilación.

Junto a Montoro aparecen Manuel Pizarro y Luis de Guindos, que integran también la lista de candidatos a ocupar la cartera de Economía junto al propio Montoro ante la hipotética llegada de Mariano Rajoy a La Moncloa. Dicen que Pizarro acabó sus días de diputado con una gran bronca con Rajoy, lo que supondría un lastre, y que el Ejecutivo turolense está muy tranquilo y feliz en su retiro. Pero todo está siempre sujeto a cambios y a perdones (Rajoy no debe olvidar sus servicios para ser antagonista de Pedro Solbes). En cuanto a De Guindos, es uno de los casos en el que se combina el experto y la política, lo que le abre puertas para ser ministro de Economía. De Guindos, ahora en el Instituto de Empresa tras pasar por Lehman Brothers y PWC, es un hombre al que Rajoy consulta con frecuencia, para cabreo de los otros ministrables, y seguramente es el que más afecto genera en la parte contraria.

Pero hay otros con posibilidades. Es el caso de José Manuel González Páramo, miembro del consejo del BCE y persona de consenso. También se habla de José María Marín, consejero del BE nominado por el PP, y el economista José Luis Feito. Marín, catedrático de Economía de la Universidad a Distancia, mantiene una estrecha relación con De Guindos, y el encumbramiento de este a Economía aumentaría sus posibilidades. En menor medida está el otro consejero del BE por el PP, Ángel Luis López Roa, que dirigió la tesis doctoral de Rodrigo Rato en la que Marín fue miembro del tribunal.

En el PP no ven la posible vuelta a Cibeles de Jaime Caruana, sucesor de Luis Ángel Rojo y predecesor de MAFO, ni tampoco la de José Viñals, hoy en el FMI, al que probablemente Rajoy no ha perdonado que aceptase ser subgobernador con MAFO cuando el PP quería torpedearle. Y si se pregunta por mujeres, se dejan caer, sin mucho convencimiento, los nombres de la exministra Elvira Rodríguez y Elena Pisonero.

Y, mientras todo esto se cuece a fuego lento, en el sector financiero son cada vez más frecuentes las críticas a MAFO por su actuación. A raíz de las andanadas de la oposición en la reciente comparecencia en el Congreso de los Diputados para hablar de la reforma de las cajas de ahorros, se ha desatado una ola de reprobaciones, que provienen del propio sector e incluso desde dentro de la casa, que no se han sentido a gusto con él. Se quejan sobre todo de que se ha centrado demasiado en asuntos que no tienen relación con el sistema financiero.

Son conocidas las tendencias de MAFO a meterse en territorios políticos; pero no hay que olvidar que una de las funciones del BE es asesorar al Gobierno en materia económica. Lo han hecho todos sus predecesores, y las recetas del Servicio de Estudios del BE siempre han estado muy atinadas. En ese sentido, MAFO no ha fallado. Otra cosa es que se haya cebado en ellas. Durante su mandato ha pedido, con contundencia, además, que se hiciera la reforma laboral, la de las pensiones y otras reformas estructurales, convirtiéndose en constante su enfrentamiento con los sindicatos.

Cristóbal Montoro y Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en la Comisión de Economía y Hacienda.
Cristóbal Montoro y Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en la Comisión de Economía y Hacienda.ULY MARTÍN

La CAM, una rémora en la reforma de las cajas

Miguel Ángel Fernández Ordóñez (MAFO) llegó a gobernador con la obsesión de reestructurar las cajas de ahorros, convencido de que el proceso de integraciones era inevitable y de que tenían que sanear sus cuentas, debilitadas por la burbuja inmobiliaria. Se granjeó una tensa relación que se sumó a los obstáculos de los poderes políticos para encarrilar la reforma, de la que quedan cosas por hacer. Algunos grupos todavía no han hecho sus deberes. Pero lo más inmediato se centra en la CAM, de la que se asegura que tenía que haber sido intervenida antes que CCM y que se salvó por cuestiones políticas. Se ha quedado rezagada y se le acaba el plazo para encontrar un salvador. El Banco de España la tiene en el punto de mira.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 10 de julio de 2011.

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50