Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Con Europa como espejo

El BBK Live busca la misma filosofía abierta de festivales como el de Glastonbury - Espera llegar en total a los 100.000 espectadores

"Es uno de los festivales más importantes de España y en algunos países lo destacan como una cita puntera en toda Europa". Alfonso Santiago, uno de los tres directores de Last Tour International, organizadora del Bilbao BKK Live, destaca que la música que estos días inunda el monte de Kobetas ha sido presentada en muchas reseñas de periódicos y revistas francesas, italianas o inglesas como una de las citas estivales de más relumbrón en el calendario.

No en vano, congregar en un mismo espacio a Coldplay, The Black Crowes, Jack Johnson, Kaiser Chiefs, Kasabian o Thirty Seconds to Mars es sinónimo de éxito seguro y el reflejo de un trabajo de negociación de todo un año.

La organización espera que cada uno de los días del BBK Live pasen por las campas de Kobetas unos 30.000 espectadores. Coldplay ha sido el concierto para el que más entradas se han vendido; sin embargo, la balanza ha estado bastante equilibrada en las tres jornadas.

"Es ya uno de los festivales más importantes de España", destaca la organización

El presupuesto para la actual edición ha rondado los siete millones

De hecho, tras la caída del cartel de Amy Winehouse el segundo día de festival tras su bochornoso espectáculo de Belgrado, donde trató de subir al escenario completamente ebria, solo 129 personas devolvieron sus entradas. En definitiva, Last Tour International prevé llegar a los 100.000 espectadores en los tres días de festival.

El presupuesto -alrededor de siete millones- no ha variado en exceso en comparación con el del primer año (2006). El segundo año el festival duró cuatro días y subió el presupuesto a más de nueve millones. Sin embargo, la crisis ha mantenido las cantidades a lo largo de estos años prácticamente invariables.

El Bilbao BBK Live se mira en el espejo de otros festivales europeos, como el de Lowlands de Holanda, el Summer Socic o el Fuji Rock Festival de Japón, o Glastonbury, en Inglaterra. Son todas ellas citas en las que cualquier género musical tiene cabida. Precisamente, esta es una de las condiciones que los organizadores del BBK Live quisieron fijar desde un primer momento. Así, en 2006 compartieron escenario grupos tan diversos como Guns N?Roses, Placebo o Ben Harper, entre muchos otros.

Este año no ha sido diferente. De hecho, se ha pasado del brit pop de Beady Eye, al rock alternativo de Kasabian o a la música electrónica de los Chemical Brothers. "Es un cartel enormemente abierto, miramos la música de una forma plural. Esa siempre ha sido la seña del festival. Copiamos un modelo de evento muy desarrollado", asevera Santiago.

Los citados son todos ellos festivales que concitan a casi 100.000 espectadores diarios. El BBK Live aún se mantiene en cifras modestas en comparación con estos colosos, pero ha logrado marcar su territorio entre los festivales españoles desmarcándose de los festivales temáticos, como Benicasim, más independiente, o, sin ir más lejos, el Azkena Rock de Vitoria, de idiosincrasia heavy. "En España no hay un festival con el estilo y la filosofía del BBK Live", sentencia Santiago.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2011