Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Malas pulgas

Maltratado por la prensa, Messi pasa su peor momento desde que llegó a la selección argentina

Convertido en epicentro de un debate que a ratos parece absurdo, Leo Messi atraviesa sus peores momentos desde que consiguió ponerse la camiseta de la selección Argentina. No pretendió nunca otra cosa, así que cuando le llamó España con la intención de citarle para las categorías inferiores, dio las gracias y colgó el teléfono. Gracias a eso, y a que en el entorno de Leo se movieron los hilos pertinentes, Messi consiguió ser reclamado por la selección albiceleste y cumplir su sueño, que se ha convertido en pesadilla. No solo se le atiza por jugar mal, responsabilizándole como a nadie de los problemas del equipo, sino que un intercambio de lamentos con Burdisso al término del partido en Santa Fe (0-0 contra Bolivia) ha servido para destapar las supuestas malas relaciones de Leo con sus compañeros, que en su momento hablaban de su enfrentamiento con Tévez, algo que parece olvidado.

"Que no cante el himno es una cuestión de personalidad", tercia el padre de Leo

A Leo le están dando más duro los medios argentinos que los defensas de Bolivia o Colombia en lo que va de campeonato y, claro, anda con el ánimo dolorido. Mientras, sus compañeros le defienden y, por si acaso, su padre ha dado un paso al frente. "Lo está pasando mal", reconoció Jorge Messi que restó importancia al incidente con Burdisso. "Seguramente hubo discusión, pero discusiones de fútbol hay siempre. Hasta pasa en los partidos con amigos", dijo el padre de La Pulga, que explicó que si su hijo no canta el himno a voz en grito es por "una cuestión de personalidad". Y agregó: "la gente es libre de opinar, pero que lo que más molesta es lo que dice la prensa, crean situaciones que nadie espera. Le echan gasolina al fuego. Pueden criticar, porque es lógico y Argentina está jugando mal, pero debería cuidar un poco más a su equipo", reclamó. Justificó las críticas a su hijo. "Hay envidia". Su desazón llega a límites insoportables cuando atiende las razones de algunas de las terribles críticas recibidas: "Cuando hablan sobre la parte personal de uno duele y molesta", lamentó.

Mientras, en el predio de Ezeiza, sede de la AFA, ayer al mediodía la prensa insistía en resumir en el rendimiento de Messi las razones del mal juego de Argentina, pero los capitanes del plantel, Mascherano y Zanetti, dieron un pase al frente para evitarlo. El centrocampista del Barcelona invirtió el tema, insinuando que es al revés: "El nivel individual no es el esperado y repercute en el colectivo, pero eso no significa que esté jugando mal por culpa de Messi sino al contrario; Messi no juega mejor por el pobre rendimiento del colectivo". ¿Está fastidiado?, le preguntaron. "Lo de Messi no es algo aislado, todos estamos... no sé si llamarlo fastidiados, la palabra es frustración, es un querer y no poder. Hemos de trabajar para sacar esto adelante", aseguro el jefecito. "Leo es un fenómeno", terció Zanetti. "El problema es del colectivo". Mascherano que al igual que hizo el capitán del Inter, recordó varias veces que para ellos no sería un problema el cambio de estilo. En Ezeiza se da por seguro que el seleccionador se cargará a Banega, Tévez y Lavezzi ante Costa Rica, el lunes. La línea defensiva quedaría igual (Zabaleta, Burdisso, Milito y Zanetti), Mascherano y Cambiasso serían los volantes centrales, y en el medio jugarían Agüero, Messi, y Di María, con Higuaín como referente en punta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2011