Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jaén excluye a los discapacitados de las escuelas de verano gratuitas

El Ayuntamiento ofrece aulas matinales donde tendrán que pagar 84 euros

"Ha sido como retroceder 200 años, ni siquiera en la época de la caridad se podía entender algo así". Alfonso Huertas, presidente de la Federación de Asociaciones de Personas con Discapacidad Física y Orgánica de Jaén (Fejidif), no ocultaba ayer su indignación por la decisión del Ayuntamiento de Jaén de excluir de las escuelas municipales de verano a los niños que presenten alguna discapacidad. El motivo esgrimido es que el Consistorio carece de los medios y del personal necesario para la atención especializada a estos niños. Lejos de buscar una solución a este conflicto, el gobierno local del PP y la oposición del PSOE se culpan mutuamente de ser los artífices de la cláusula que veta a los discapacitados.

"Ha sido como retroceder 200 años", afirma el presidente de Fejidif

Fejidif ha denunciado el caso ante el Defensor del Pueblo y ante el Consejo Nacional de la Discapacidad por entender que "hay motivos claros de discriminación". Dice Alfonso Huertas que se vulnera tanto la Constitución española como la Convención Internacional de los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Los servicios jurídicos de la asociación también estudian emprender acciones legales por si estos motivos de exclusión son motivos de delito.

Un total de 17 niños de 3 a 12 años habían solicitado plaza en estas escuelas de verano, un servicio gratuito que comenzó ayer lunes y que se extiende desde las 7.30 horas de la mañana a las 15.30. Su creación se remonta al anterior mandato municipal.

La alternativa ofrecida por el actual equipo de gobierno popular ha sido instaurar a partir del 15 de julio las llamadas aulas de verano para acoger a los excluidos de las escuelas municipales (se han recibido casi 1.200 solicitudes), aunque con la particularidad de que aquí tendrán que pagar 84 euros mensuales (también cabe la posibilidad de pagar por quincenas). Eso sí, se les indica que las familias con menos recursos podrán optar a una beca. De momento, 12 de los 17 niños excluidos ya habrían aceptado su inclusión en las aulas municipales.

La concejala de Asuntos Sociales, Reyes Chamorro, atribuyó ayer la responsabilidad de las bases que excluyen a los discapacitados al anterior gobierno del PSOE e IU, y puso como ejemplo que el plazo de inscripción fue del 3 de mayo al 10 junio, periodo en el que el PP aún no había llegado al Consistorio. Chamorro censuró la "desvergüenza" de ambos grupos, pero la anterior edil de Asuntos Sociales, la socialista Carmen Guerrero, negó de forma tajante que su partido incluyera cláusula alguna de discriminación.

De hecho, en la página web del Ayuntamiento se podían leer ayer las bases y, en referencia a los discapacitados, se dice: "Las solicitudes presentadas para atender niños con discapacidad serán valoradas en función de atención que necesiten y la capacidad de poder prestarles el servicio con el máximo de garantías". Un párrafo, dice el PSOE, del que se desprende que, de ningún modo, había intención de excluir a los niños con discapacidad.

Por eso, los socialistas culpan al actual gobierno del PP de "quitarse la careta" y empezar los recortes a los servicios públicos con el "tijeretazo" en las Escuelas Municipales de Verano. Guerrero recuerda que estos centros fueron una prioridad para el PSOE y que durante los últimos cuatro años pasaron por ellos más de 13.000 niños. La edil socialista considera, pues, que la decisión del actual gobierno es "extremadamente grave" y añade que "retrata a la perfección a la capital".

También la asociación de discapacitados Fejidif corroboró ayer que en años anteriores no se recibió ninguna queja de usuarios por la exclusión de este servicio. Tanto el Partido Popular como el PSOE han anunciado que llevarán el caso al Defensor del Pueblo, en ambos casos para presentar la documentación sobre las controvertidas bases de admisión en las escuelas de verano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de julio de 2011