Luis Redondo, protegido de Sanz, pasa de becario a director de Canal 9 en ocho años

La televisión tiene una deuda de más de 1.100 millones y pierde casi 300 al año

Luis Redondo López, licenciado en Ciencias de la Información por el CEU San Pablo, de 36 años, comenzó a trabajar de becario en Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) en 2003. Ocho años después ha sido nombrado director de Televisión Valenciana, cargo que lleva aparejado el de administrador único de Canal 9, en sustitución de Lola Johnson, recién nombrada consejera de Turismo, Cultura y Deporte, además de portavoz del Consell. RTVV anunció ayer el nombramiento de Redondo, que mantiene vínculos de amistad con el exsecretario general de RTVV Vicente Sanz, apartado del cargo de número dos del ente público tras ser acusado por tres periodistas por acoso sexual, y que recientemente se ha jubilado con el expediente limpio. Fuentes de los trabajadores de Canal 9 aseguran que su rápido ascenso en la casa se ha debido a la protección de Sanz. Incluso se apunta que el exdirectivo es el padrino del nuevo director de Canal 9.

Según RTVV, después de un periodo de prácticas en Valencia, Redondo se incorporó a la plantilla de Alicante. También fue miembro a partir de 2007 del comité de empresa por el sindicato afín al Partido Popular impulsado por el propio Sanz Unión Sindical Obrera (USO). Después fue nombrado jefe de producción de informativos hasta octubre de 2009. Y cuando José López Jaraba fue nombrado director general de RTVV y Lola Johnson pasó a dirigir Canal 9, Redondo ocupó el cargo de subdirector de Producción y Medios Técnicos. Desde la cadena se señala que "ha sido responsable de coordinar dispositivos especiales como el de la Volvo Ocean Race, la fórmula 1 o actos institucionales como el 9 d'Octubre, así como retransmisiones en directo como las relativas a la Semana Santa, las Fallas o las Hogueras de Alicante".

El nombramiento de Redondo llega dos días después de fracasar el intento de nombrar como director de Canal 9 al productor Miguel Perelló, amigo del ex director general de RTVV Pedro García y de Álvaro Pérez, El Bigotes, implicados en las irregularidades detectadas en Canal 9 durante la visita del Papa en 2006. Perelló rechazó la vacante por incompatibilidad del cargo con el negocio de su productora.

En la corta carrera de Redondo también hay polémica. Según publicó el diario Levante, Redondo viajó a Brasil y permaneció nueve días en São Paulo con motivo del gran premio de fórmula 1, acontecimiento para el que se usa la señal de Mediapro y solo se envía a los comentaristas y ayudantes técnicos. Y recientemente viajó con un equipo de 12 personas a Alemania para el partido Schalke 04-Valencia.

Ayer, la oposición y los sindicatos cuestionaron el nombramiento. Así, el diputado socialista en las Cortes Josep Moreno criticó que Francisco Camps haya "desaprovechado otra oportunidad" de poner al frente de la televisión a "un profesional independiente y de reconocido prestigio". Moreno también aludió a los viajes, al preguntarse cómo se puede justificar que un jefe de producción "acudiera a supervisar lo que en realidad era una producción externa, como denunciaron los sindicatos".

Desde el consejo de administración de RTVV, el socialista Miguel Mazón aseguró que Redondo "ha participado directamente en la ruina de la empresa pública", que, recordó, tiene una deuda de más de 1.100 millones de euros y ofrece una cuenta de resultados con alrededor de 300 millones en pérdidas anuales.

Intersindical, por su parte, vio un error en situar al frente de Canal 9 a un hombre de Sanz, con el que mantiene "una estrecha relación personal y prácticamente familiar".

Los contratos blindados de altos cargos son ilegales

Los contratos blindados de altos cargos de Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) son incompatibles con la ley 17/2008 de Presupuestos de la Generalitat Valenciana, que estipula una "indemnización máxima de tres mensualidades" para los altos cargos del Consell que cesen. Lo deja claro la sentencia del juzgado de lo social número 17 de Valencia, que estipula que el ente público debe indemnizar con solo 36.512 euros al ex secretario general de RTVV Vicente Sanz, apartado del cargo tras ser denunciado por tres periodistas por acoso sexual. Tras la denuncia, Sanz solicitó la suspensión cautelar del cargo pero sin renunciar a su puesto ni rescindir la relación contractual. Poco después, en mayo de 2010, el director general de RTVV, José López Jaraba, abrió un expediente disciplinario y de forma simultánea apartó a Sanz del cargo, pero no lo despidió. El 29 de julio de 2010 Sanz presentó una demanda en la que reclamaba 140.303 euros. De ellos, 18.750 correspondían a que cesó sin un preaviso. Y los 121.553 restantes, a la indemnización estipulada en sus sucesivos contratos de alto cargo, que contenían una cláusula, la sexta, que estipulaba "una indemnización equivalente a 45 días de salario por año trabajado". Canal 9 alegó que Sanz no podía reclamar la indemnización pues había sido despedido. Sin embargo, en la sentencia, dictada en enero pasado pero nunca hecha pública por Jaraba, la juez esgrime que Sanz tiene derecho a la indemnización pues nunca fue despedido. Eso sí, estipula que se trata de "un ente público" sujeto a la ley 17/2008 y que por tanto el pacto del contrato "se considera contrario a la ley, contra legem" por lo que solo se han de pagar tres mensualidades de indemnización y otras tres correspondientes a que fue destituido sin aviso. En este caso aclara que el pago "podría haberse evitado esperando el resultado del expediente disciplinario", que además Canal 9 nunca resolvió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 02 de julio de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50