Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ANTONIO MOURELOS | Presidente de la Academia Audiovisual

"El mayor problema es que carecemos de una política para el sector"

Antonio Mourelos (Lugo, 1959) es una cara conocida para el público por su trabajo como actor en numerosas series de televisión. Pero desde hace unos días le toca hacer otro papel, el de presidente de la Academia Galega do Audiovisual. Su faceta de actor y doblador es la más conocida, pero Mourelos también imparte clases como profesor en la Universidad de Santiago, y recuerda que entró en el sector "hace ya 26 años, trabajando en la Filmoteca de Galicia".

Pregunta. ¿Por qué acepta ser presidente de la Academia en un momento tan delicado?

Respuesta. Creo que no es un momento para estar con dudas. Sale una directiva y debe entrar otra dispuesta a continuar el trayecto. Justo ahora no podemos pararnos.

"Sin producción no hay trabajo, y TVG lleva dos años sin estrenar series"

P. ¿Qué objetivos se marca?

R. Sobre todo, hacerle ver a la Administración que el sector audiovisual genera beneficios con un coste relativamente bajo. En un momento de recortes globales en torno al 11%, los del audiovisual están sobre el 50%, y eso es demasiado desequilibrio para un sector que mueve unos 3.000 puestos de trabajo. Tenemos que hacer ver que tenemos un sector rentable económicamente, socialmente y culturalmente.

P. ¿Tiene la sensación de estar al frente de un sector que está a punto de derrumbarse?

R. Estamos en un momento muy crítico y no podemos dejar agonizar el sector. No podemos tirar por la borda 20 años de trabajo, que son un trabajo de todos, desde los profesionales a las diferentes administraciones que han gobernado. Hace tan solo 15 años era impensable que llegásemos a alcanzar lo que tenemos ahora.

P. Hace unos días, el BNG y el PSdeG han pedido en el Parlamento la desaparición del Consorcio Audiovisual y su integración en Agadic, ¿qué le parece la propuesta?

R. No me parece que el Consorcio deba desaparecer. En cualquier caso, el problema no es cuántos organismos tenemos y cuál es su función, sino que está más arriba. El problema es que no hay una política audiovisual clara. Primero debería haber una política audiovisual, y después decidir qué organismos son necesarios para desarrollarla.

P. ¿Qué sensación le han producido sus primeros contactos con el sector?

R. Me han trasladado una preocupación absoluta. Si no hay producción no hay trabajo, y la TVG lleva dos años sin estrenar una serie de ficción. Los técnicos me comentan que el nivel de paro entre ellos podría estar en torno al 50% y estamos entrando en unas cifras alarmantes.

P. ¿Han mantenido ya contactos con la Administración? ¿Cuál es su percepción al respecto?

R. Estamos esperando a que nos reciban en la Xunta. Creo que flota en el ambiente una sensación de falta de interés por parte de la Administración. Hay un gran nivel de talento y creatividad, pero no está valorado en su justa medida. La palabra crisis no puede ser un parapeto para que todo el mundo se esconda detrás. Hablamos de hacer una inversión en un sector que reporta beneficios.

P. ¿Qué cambia de ver la Academia desde afuera y verla desde dentro?

R. He de reconocer que desde afuera tenía una percepción de desunión, pero desde aquí ya no la tengo así. Veo al sector unido, con intereses comunes muy claros y muy dispuestos a participar. Creo que se terminó aquello de "qué hay de lo mío". Ahora lo escucho más en plural "que hay de lo nuestro". Estamos recuperando la visión colectiva, por encima de individualismos.

P. ¿Cómo se plantea la relación de la Academia con la TVG, el principal motor del sector?

R. Creo que hay un enorme divorcio entre la TVG y la Academia. Noto que sus trabajadores no se identifican con la Academia, y me gustaría que participaran más. La tele es de todos, y todos somos personal del canal. Al audiovisual gallego le dan de comer el idioma y la TVG, y tenemos que tenerlo en cuenta. No conozco ningún profesional del medio que no sienta la TVG como algo suyo. Si me conocen y me paran por la calle como actor, me dicen que soy un actor "da galega". El audiovisual de Galicia no se entiende sin la TVG y sin el idioma. Todo eso tenemos que ver de cuidarlo y mejorarlo.

P. ¿Cree que desde la Administración se percibe el audiovisual como un sector poco afín o crítico?

R. Creo que la cultura debe ser rebelde y debe ser crítica. Yo no la concibo afín al poder. Seré ahora tan crítico como también lo fui con el bipartito en algunos temas. No es malo que se nos vea como un sector beligerante. He escuchado críticas desde la Xunta a la última Gala de los Premios Mestre Mateo, y creo que la gala y el discurso del anterior presidente fueron coherentes y respetuosos.

P. Usted es actor, ¿qué papel tiene la sensación de estar representando ahora, de bueno o de malo?

R. [Duda...] De bueno, creo que de bueno. No me queda otra. No creo que pensaran en mi para hacer de malo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de junio de 2011