Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ponerla "en su sitio"

A un "lapsus linguae" atribuyó el teniente coronel Gonzalo Borrás, jefe de la comandancia de la Guardia Civil en Lugo, un comentario que supuestamente hizo durante una reunión en la Subdelegación del Gobierno en Lugo, en el que dijo que había "recibido órdenes de los de arriba de poner a la juez en su sitio". Borrás prestó declaración, imputado por omisión del deber de perseguir delitos, el lunes ante la juez de instrucción Pilar de Lara Cifuentes. En el interrogatorio, que duró una hora menos que el del ex mando policial del miércoles, la magistrada también se reservó para la recta final las preguntas referidas a las posibles maniobras para entorpecer la investigación de la trama Carioca.

Borrás, sin embargo, negó que hubiese recibido instrucciones de sus superiores jerárquicos orientadas a obstaculizar la instrucción y puntualizó que "de haber dicho eso [comentar esa cuestión en la Subdelegación del Gobierno] fue un lapsus linguae", según recoge el atestado judicial. Según el jefe de la comandancia de Lugo, sucedió exactamente "todo lo contrario": "Recibió instrucciones para facilitar la labor de la juez". Según fuentes de la Guardia Civil, el general jefe de Galicia, ahora retirado, envió a un mando desde A Coruña para ofrecer su apoyo a la juez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de junio de 2011