Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Medio Rural denuncia una "elevada actividad delictiva incendiaria"

La Consellería do Medio Rural denunció ayer la existencia de "una elevada actividad delictiva incendiaria" como causa principal de las decenas de focos de fuegos forestales registrados durante el fin de semana. Esta actividad delictiva se habría incrementado "notablemente" desde que la consellería decretó la suspensión de las quemas controladas y cuando se supo que se iban a registrar altas temperaturas durante el fin de semana, aunque ayer, según la misma fuente, pudo ser neutralizada por los servicios anti incendios de la propia Xunta con la colaboración de los medios aportados por el Gobierno central.

Los fuegos principales estuvieron localizados ayer en la provincia de A Coruña, concretamente en Boiro, donde se reprodujo el incendio que arrasó el sábado más de 200 hectáreas, y en As Pontes de García Rodríguez, donde ardieron unas 73 hectáreas, de las cuales 57 corresponden a superficie arbolada que podrían alcanzar al parque de As Fragas do Eume.

En la provincia de Lugo solo permanecía activo un incendio en la parroquia de San Pedro, en el municipio de Castro de Rei, después de ser controlados o extinguidos otros focos, en el más importante de los cuales, en Piñeiro-Páramo, ardieron 25 hectáreas. En Ourense seguía activo el fuego de Parada-Amoeiro y, en Pontevedra, el de Portela-Barro, sobre cuyos efectos la Xunta no facilitó otros datos que los medios de extinción participantes.

El de Boiro, dice Medio Rural, tuvo origen en dos focos cuya autoría podría corresponder a un mismo sospechoso, al que se le imputa también -aunque todo está pendiente de ser confirmado- un fuego registrado en el mes de mayo. Medio Rural reiteró su llamamiento a la sociedad para que denuncie la actividad incendiaria, mientras que su titular, Samuel Juárez, descarta anticipar el operativo anti incendios.Samuel Juárez descartó anticipar el operativo contra incendios, que se suele habilitar el 1 de julio, cuando arranca la época de máximo riesgo, pese a las evidencias de los montes ardiendo en plena ola de calor. El conselleiro de Medio Rural admitió que en el fin de semana la actividad estaba siendo muy elevada. Con todo, en declaraciones a la Radio Galega recogidas por Europa Press, aseguró no tener datos de que haya "una trama o coordinación" detrás del aumento de los fuegos.

En dicha entrevista, Juárez esgrimió varias razones para no adelantar el dispositivo para combatir incendios forestales previsto para el verano, entre otras la falta de previsiones meteorológicas que determinen con fiabilidad la evolución del tiempo.

También apuntó que la Xunta no depende en sus decisiones "exclusivamente del tiempo", sino de la propia actividad incendiaria. El conselleiro añadió que "no sería razonable" que las previsiones de contratación de efectivos por parte de la Administración "dependan" de una actividad que "muchas veces o casi siempre" es intencionada y que podría suponer "un incentivo" a la hora de prender fuego. Además, destacó que el dispositivo funcionó "muy bien" este fin de semana.

Respecto a los incendiarios, Samuel Juárez señaló que detenerlos resulta "difícil", aunque remarcó que sí se están produciendo detenciones y que se ha solicitado colaboración a la Delegación del Gobierno para que se "extreme" la vigilancia. Del mismo modo, volvió a pedir ayuda a la ciudadanía que, a su juicio, tiene que "darse cuenta", sobre todo en el rural, de que quemar los montes "no es admisible". Juárez redujo a "tres o cuatro" los focos que permanecen activos y explicó que el que "más preocupa" es el de Boiro, tras arrasar más de 200 hectáreas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de junio de 2011