CONSUMO

Otra tableta en el mercado

PlayBook, de BlackBerry, es plenamente compatible con HTML5

Diseño cuidado, sistema operativo a medida y una nueva forma de navegar son las señas de identidad de PlayBook, la primera tableta de BlackBerry. A diferencia del iPad, soporta tanto contenidos en Flash como páginas en HTM5. Es decir, carga cualquier contenido creado con los estándares web actuales y del futuro, que se ve igual que en un ordenador de sobremesa. Otro de los aspectos cuidados: el navegador permite guardar enlaces, fotografías y texto.

Como sucede con Motorola Xoom, la tableta de BlackBerry fue presentada durante la feria de electrónica de consumo (CES), celebrada a comienzos de año en Las Vegas, antes de que Apple desvelara su segundo iPad. En aquel momento se presentaba como una opción muy superior al resto de propuestas disponibles en el mercado, pero ahora da la sensación de que llega algo tarde, también por el precio. La versión de 16 gigas con wifi cuesta 499 euros, 20 euros más que el iPad 2 de la misma capacidad. Por 100 euros más se dispone del doble de espacio. Y el modelo de gama más alta, con 64 gigas, cuesta 699 euros.

La versión de 16 gigas con wifi cuesta 499 euros; la de 64 gigas, 699

La tableta, de 10 milímetros de grosor, algo más que el nuevo iPad, resulta más fácil de llevar en el bolso porque es más pequeña y ligera: pesa 425 gramos y mide 130 - 194 milímetros.

La brillante pantalla, de siete pulgadas, destaca por su marco táctil. Una característica que al principio pasa inadvertida, pero pronto se convierte en imprescindible para controlar las aplicaciones. PlayBook ejecuta, aunque estén minimizadas, varias a la vez sin notarse retardo. De hecho, se pueden usar dos juegos gráficamente potentes al mismo tiempo para poner a prueba su capacidad de procesamiento.

Otra de sus virtudes es la capacidad de proyectar cualquier contenido a través de su salida HDMI mientras se ejecuta otra acción en pantalla. Así, por ejemplo, puede escribir un documento mientras la tableta proyecta una película en el televisor. También sorprende por su autonomía. Para empezar a usarla no es necesario un ordenador, basta con encenderla. Tampoco un teléfono BlackBerry. Si se tiene, eso sí, la sincronización de contactos, programas y calendarios es cuestión de minutos.

El teclado virtual se despliega al posar el dedo sobre cualquier campo que sea rellenable o aplicación de trabajo. Dadas las reducidas dimensiones de la pantalla se escribe con más comodidad en horizontal.

La oferta de aplicaciones, todavía con propuestas muy profesionales, se va ampliando cada día. Las actualizaciones tanto de aplicaciones como de sistema operativo, farragosas en el sistema operativo de Apple y poco frecuentes con Android, se realizan casi automáticamente. Se presentan como una alerta en la esquina superior izquierda y basta con darles la aprobación para que comiencen con la instalación y descarga.

Como viene siendo norma en estos aparatos incluye GPS, Bluetooth y doble cámara: frontal y trasera para tomar fotos y vídeo. La batería alcanza, con cierto esfuerzo, las siete horas de autonomía en uso continuado. Algo menos que la opción de Apple o de las que funcionan con el sistema operativo Android 3.0 de Acer, Motorola y HTC.

BlackBerry PlayBook se presentó en la feria de Las Vegas.
BlackBerry PlayBook se presentó en la feria de Las Vegas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS