Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'caso Polop' se desmorona

La juez levanta la imputación a tres acusados de matar al exalcalde Ponsoda

La titular del juzgado número dos de La Vila Joiosa, María Antonia Raedo, decidió el pasado lunes archivar la imputación de la autoría material del asesinato del exalcalde de Polop Alejandro Ponsoda que afectaba a tres de los detenidos por el caso: Raúl Montero Trevejo, sobre quien pesaba la acusación de haber proporcionado las armas a los autores materiales de los disparos, los ciudadanos de nacionalidad checa Robert Franek y Radim Rakowski.

A pesar de que la investigación está en el mismo punto que cuando todos ellos fueron detenidos en noviembre de 2009, Raedo considera en el auto que justifica el sobreseimiento que "no aparece debidamente justificada la perpetración del delito que ha dado motivo a la formación de la causa". Sin embargo, mantiene la imputación a Juan Cano, sucesor de Ponsoda en la alcaldía; al empresario Salvador Ros y al dueño y al gerente del club Mesalina, Pedro Hermosilla y Ariel Gatto, respectivamente. Todos ellos bajo la acusación de haber tramado el crimen en un reservado del lupanar ubicado en las afueras de Benidorm, según declaró un testigo protegido, el mismo que dio los nombres de los supuestos sicarios.

Mantiene los cargos a Juan Cano, el sucesor del alcalde del PP asesinado

La magistrada dice en el escrito que "si bien el testigo protegido manifestó su creencia de que pudieron haber sido los autores materiales, lo cierto es que esa manifestación no ha venido corroborada por más indicios para sostenerla".

Trevejo fue juzgado por tráfico de estupefacientes y tenencia ilícita de armas y cumple seis años de condena, pero Franek y Rakowski estuvieron 12 y 15 meses, respectivamente, encarcelados y ahora estaban en libertad condicional, el primero con una fianza de 3.000 euros. Raedo asegura que "la única base que existe para que sus nombres fueran tenidos en cuenta fue la de que eran personas con un amplio historial delictivo" que "tenían conocimiento del asunto". Por eso apunta a su citación como testigos "en el correspondiente juicio oral". Antes deberá atender la petición de los abogados de los cuatro imputados restantes para que el caso se archive definitivamente. "El único que puede entregar al autor intelectual es el material", dice uno de ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 23 de junio de 2011