Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alianza para que la UE abra su glosario al gallego

Los responsables de Política Lingüística de Galicia, País Vasco, Cataluña y Baleares solicitarán a la Comisión Europea la inclusión de sus lenguas propias en la base de datos IATE (InterActive Terminology for Europe), un glosario de libre acceso que acumula más de ocho millones de palabras de 24 idiomas oficiales en la UE. "Supondrá un paso adelante para la presencia de nuestros idiomas en las instituciones", señala Anxo Lorenzo, secretario general de Política Lingüística de la Xunta. La decisión nace del encuentro de Lorenzo en Compostela con sus homólogos del País Vasco, Cataluña y Baleares, con el objetivo de acordar acciones comunes para la promoción y la igualdad de las lenguas minorizadas. Los responsables de política lingüística de las cuatro comunidades autónomas firmaron en 2007 un protocolo de colaboración para impulsar las lenguas cooficiales y desde entonces se reúnen periódicamente.

Por el encuentro de este año - que en la primera semana de julio culminará con un informe sobre el cumplimento de la Carta Europea de Lenguas Regionales y Minoritarias- sobrevoló el polémico decreto del plurilingüismo de la Xunta, que acaba de cumplir un año en vigor, aunque ninguno de los presentes quiso dar su opinión sobre la norma. "Nuestro sistema se basa en un modelo de lengua escolar que defendemos a ultranza. Es el que nos permite mantenernos unidos. Pero no siempre en materia de enseñanza un modelo tiene que ser exportable", esgrime Yvonne Griley, directora general de política lingüística de Cataluña. Su homóloga balear, Margalida Tous, le da la razón. "Cada comunidad tiene su propio genio, su propio carácter y conforme a eso se tiene que legislar", defiende.

Premios

De la reunión de ayer salió también el compromiso de los cuatro gobiernos de establecer un sistema de mutuo reconocimiento de las habilitaciones profesionales para traductores jurados. Hasta ahora, los permisos solo eran válidos en la comunidad para la que se expedían. Además, se implantará un sistema de autorizaciones de intérpretes entre las cuatro lenguas. "Será más sencillo acceder a la profesionalización en este campo y nos permitirá mejorar la calidad", asegura Griley. También se creará un premio para reconocer a las personas y entidades que contribuyen a la diversidad lingüística dentro del Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de junio de 2011