Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La líder catalana del PP pide más clases en castellano para su hijo

Sánchez-Camacho se desmarca de CiU tras ayudar a Mas con el Presupuesto

En plena luna de miel con Convergència i Unió, el Partido Popular de Cataluña hizo ayer un gesto ante sus votantes para demostrar que no será un socio fácil para los nacionalistas de Artur Mas. La presidenta regional del partido, Alicia Sánchez-Camacho, se presentó en el departamento de Enseñanza de la Generalitat y entregó una instancia en la que reclama más horas de clase en castellano para su hijo y que se implante un sistema bilingüe en todas las escuelas catalanas. La demanda es difícilmente asumible para CiU, pero la federación requiere de los votos del PP para llevar a buen puerto los Presupuestos de este año.

Tras ayudar a la tramitación inicial de los Presupuestos de la Generalitat, salvar a los nacionalistas en varias votaciones complicadas en el Parlamento autónomo y pactar con CiU la Diputación de Barcelona y Ayuntamientos tan importantes como el de Badalona, el PP ha optado por un desmarque temporal. Y hacerlo con algo tan sensible para su electorado como para el de Convergència.

Alicia Sánchez-Camacho se sumó con su petición de ayer a la campaña de Convivencia Cívica Catalana que reclama acabar con la actual situación de primacía del catalán como lengua vehicular en la enseñanza pública catalana.

Sánchez-Camacho solicitó que su hijo, que ahora tiene cuatro años y el próximo curso hará P-5, reciba la escolarización en "las dos lenguas oficiales", castellano y catalán, "de forma proporcionada y sin desequilibrio entre ellas", cuando curse primaria.

"Como una madre más"

Tanto Sánchez-Camacho como el presidente de Convivencia Cívica Catalana, Francisco Caja, exigieron al Gobierno catalán que cumpla cinco sentencias del Tribunal Supremo que, según subrayan, le obligan a garantizar una educación "bilingüe" a los escolares.

La líder del PP catalán recordó que entregaba esta instancia como máxima representante de su partido en Cataluña, pero también "como una madre más" que quiere que el castellano también sea lengua vehicular en Cataluña.

Asimismo, animó a otros padres catalanes a presentar instancias a la consejera de Educación para que el modelo lingüístico que se aplica en los colegios catalanes sea "reflejo de lo que ocurre en la calle".

La líder del PP no precisó si exigirá que se dé satisfacción a sus demandas para votar los Presupuestos de la Generalitat, que acabarán su tramitación a finales de julio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de junio de 2011