Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Orquesta Sinfónica de Euskadi lleva a Arriaga hasta Alemania

La Orquesta Sinfónica de Euskadi (OSE) comienza mañana una gira por Alemania, donde hasta el próximo lunes ofrecerá cuatro conciertos, con un programa que incluye piezas de Juan Crisóstomo de Arriaga, Dmitri Shostakovitch y Piotr Tchaikovsky. La visita se encuadra dentro de un programa de intercambio con la Düsseldorf Symphoniker, que actuará hasta el viernes en las tres capitales vascas y Navarra. El director general de la OSE, Íñigo Alberdi, y el responsable de la sinfónica de Düsseldorf, Michael Becker, detallaron ayer en San Sebastián el programa de ambas formaciones.

"Los intercambios para la Orquesta de Euskadi en momentos de crisis suponen un esfuerzo para estar presentes en la escena internacional", señaló Alberdi que recordó que no es la primera vez que la OSE visita la ciudad alemana. La formación, que emprende su 14 gira internacional, la séptima en Alemania, ofrecerá tres recitales en la sala Tonhalle de Düsseldorf y uno en la Stadthalle de Gütersloh.

Entre las piezas del programa destaca la obertura de Los esclavos felices, compuesta por Arriaga en 1819 cuando sólo tenía 13 años. Alberdi subrayó que en todas las actuaciones de la OSE en el extranjero siempre se selecciona una composición de algún autor vasco, mientras que Becker destacó que el desconocimiento de Arriaga en Alemania está causando expectación e interés por los recitales de la sinfónica vasca. La OSE actuará bajo la batuta de su director titular, Andrés Orozco Estrada, contará con la colaboración del violonchelista francés Gautier Capuçon, y ofrecerá hoy en el Victoria Eugenia el mismo repertorio que llevará a Alemania.

Cambio de escenarios

La Symphoniker de Düsseldorf, que actúa por primera vez en España, por su parte, ofrecerá hasta el viernes cuatro recitales con piezas del Concierto para piano y orquesta nº2 de Brahms y la Sinfonía nº2 de Schumann. Precisamente este último, como explicó Becker, desempeñó el máximo cargo de su carrera en la formación que ahora y desde entonces le rinde homenaje.

Alberdi además añadió que los intercambios entre orquestas permiten optimizar recursos y que las diversas formaciones aprovechen los programas de abono de las sinfónicas residentes sin tener que alterar los calendarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 15 de junio de 2011