Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Delito de silencio

Ensayo. Un atardecer de agosto de 1994 Federico Mayor Zaragoza escribió en Salobreña junto al mar un premonitorio poema, cuyo primer verso da título a este libro: "Delito de silencio. / Tenemos que convertirnos en la voz de la gente silenciada. / Que nadie que sepa hablar quede callado. / Que todos los que puedan se unan a este grito. / La voz debe anteceder al hecho, preverlo. / Después no sirve para nada. / Es sólo aire estremecido". Desde que fuera nombrado director general de la Unesco en 1987, Mayor Zaragoza no ha dejado de levantar la voz contra las principales patologías que sufre el planeta: el analfabetismo, el hambre, la carrera de armamentos y las guerras, las dictaduras y autocracias, el terrorismo de los laboratorios, los paraísos fiscales, el tráfico de armas, drogas y personas. Ahora las pone por escrito en esta obra, que combina el lenguaje político con el poético, la crítica con la propuesta de alternativas y la denuncia con la esperanza del cambio. Señala con el dedo a los culpables del desorden mundial: poderes militares, políticos, económicos, tecnológicos y mediáticos opresivos, etcétera. Pero no se queda en la denuncia. Todo el libro es una llamada a la acción, a ejercer el poder el ciudadano, el más subversivo de los poderes.

Delito de silencio

Federico Mayor Zaragoza

Comanegra. Barcelona, 2011

36 páginas. 3 euros

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de junio de 2011

Más información

  • Federico Mayor Zaragoza