Entrevista:FERNANDO HIERRO | Director deportivo de la federación española | FÚTBOL

"Somos lo que fue Brasil"

Llegó al cargo hace tres temporadas y ha disfrutado del ciclo más maravilloso de España. Fernando Hierro hace memoria de los éxitos recientes de la selección, liderada por la "mayor generación de talento" que ha tenido nunca, y de su trabajo desde los despachos

A Fernando Hierro (Vélez, Málaga; 1968) los niños le piden autógrafos por lo que fue, un futbolista que marcó época en el Real Madrid y en la selección española. Desde principios de 2008 ha ejercido como director deportivo de la federación española, periodo en el que España ha ganado una Eurocopa y un Mundial. El próximo día 30 de junio dejará el cargo para buscar nuevos horizontes.

Pregunta. Si mira atrás, ¿qué es lo primero que piensa?

Respuesta. En la enorme responsabilidad que he tenido al representar al fútbol español.

P. ¿Recuerda cómo le ofrecieron el cargo?

R. Sí, claro. Estaba haciendo el curso de entrenadores y me dijeron que tenían un cargo para mí. No había mucho que hablar. Ni siquiera negociamos el dinero.

"En 2008, sin miedos, descubrimos que al fútbol se ganaba con los pequeños"
"Somos una federación moderna y activa, pero no se ve o no se quiere ver"
"El futbolista está cómodo con el balón; es el camino que encontró Luis Aragonés"
"Parece que Del Bosque no ha tocado nada, pero el 40% de este conjunto es suyo"

P. ¿Lo primero que hizo?

R. Quitarme la camiseta del Madrid y ponerme la de España, la del equipo de todos.

P. ¿Qué encontró en la federación?

R. Gente muy buena, muy trabajadora, que aceptó de inmediato mi idea: siempre tuve muy claro que se trataba de trabajar en equipo. Escuché mucho, propuse mucho, y decidí cuando me tocaba. Pero las grandes decisiones siempre pasaron por la junta directiva, como debe ser.

P. ¿Le aceptaron las proposiciones o hubo de pelearlas?

R. No, las argumenté y normalmente siempre me apoyaron.

P. También cuando destituyó a Iñaki Saez, Santisteban...

R. Yo les expliqué la idea y creo que la entendieron perfectamente. Pasé un mal trago, pero creí que tenía que hacerlo, que era el momento.

P. Usted llegaba sin experiencia en ese cargo. ¿Fue un hándicap?

R. Había estado 14 años en el Madrid y 13 en la selección española. He jugado cuatro Mundiales, estuve en Inglaterra, en Catar... Soy un hombre de fútbol, aunque es cierto que solo tenía el carné de director deportivo y el de entrenador, pero no había ejercido.

P. La federación española pasa por ser un organismo un tanto casposo...

R. Yo creo que es porque no hablamos mucho, no damos muchas noticias, somos más de callar, de no salir al paso... Yo era más crítico con eso, pero al final te das cuenta de que da igual, que cuando te explicas tampoco hay mucha gente que te quiera entender. Mire, el otro día, cuando el Barça ganó la Copa de Europa, hice un llamamiento a la cordura, a defender el grupo entre todos, a dejarnos de buscar rivalidad entre el Barça y el Madrid y potenciar la pluralidad. Ayudarnos, ser positivos... Al final con lo único que se queda todo el mundo es que me iba porque me quiero oxigenar. Somos una federación moderna y activa, pero muchas veces no se ve o no se quiere ver.

P. ¿Cómo asumió Luis Aragonés su nombramiento como director deportivo?

R. Entiendo que de la noche a la mañana aparecí yo y eso, de golpe... Con Luis nos conocíamos de las veces que hemos jugado uno contra el otro y de una cafetería donde solíamos coincidir. Pero en los ocho meses que estuvimos juntos creo que tuvo absoluta autonomía y que nuestra relación siempre fue de respeto. Mi relación con Luis y con Del Bosque ha sido idéntica a nivel profesional. Mi incidencia fue mayor siempre en las categorías inferiores que en la absoluta. Pero evidentemente la relación con Del Bosque es especial, es como mi hermano mayor. Yo soy más impulsivo, él es la tranquilidad y el sosiego. Ha sido una universidad trabajar a su lado. Antes saltaba a todas, ahora lo veo diferente, he aprendido a dejar correr el agua.

P. ¿Su gran mérito es haber dado una identidad a todas las categorías?

R. Que todas jueguen igual no es un mérito, era el objetivo y es lo normal. En 2008, encontramos una manera de jugar que creo que nos identifica. Lo que hemos hecho es obrar en consecuencia. Le hemos puesto un sello a la Roja, pero aprovechando el trabajo de los clubes españoles, que es espectacular.

P. ¿En 2008 descubrimos la pelota?

R. Nos quitamos los miedos. Descubrimos que jugando con los pequeñitos se ganaba. Siempre tuvimos miedo al 1,90 de los alemanes. El futbolista español se siente cómodo y protagonista queriendo jugar. Eso es una delicia. En ese sentido, Luis encontró el camino, se lo debemos a él. Mire, recuerdo un día hablando con Vicente. Le dije que tenía claro que sabía lo complicado que era cargar con la responsabilidad de heredar un equipo que acababa de ganar la Eurocopa y me dijo: "Prefiero que sea así, que haya una corriente de euforia a la negatividad de no haber ganado nada". En Viena perdimos los complejos. No estaríamos donde estamos si no fuera por Luis.

P. ¿Por qué no renovó a Luis?

R. Porque creí que era el momento, por muchas razones, de acabar ese ciclo. Creo en los ciclos cortos y no creo que las cosas hayan de terminar siempre en la derrota. Yo planifiqué y propuse el cambio como lo hice en otras categorías.

P. ¿Se resintió su relación?

R. No, no creo que afectara.

P. ¿Y quién elegirá al sustituto de Del Bosque?

R. Pues no sé. Yo no estaré.

P. Según parece, a usted Villar no le va a buscar sustituto, al menos por ahora.

R. Yo creo que tiene que haber un director deportivo. Creo que es imprescindible. Pero como ha sucedido al nombrar seleccionadores, yo puedo proponer, pero la responsabilidad de elegir no es mía. Yo no le he dicho a Villar a quién debe poner. Yo he aconsejado que debe mantener el cargo, pero eso ya no depende de mí.

P. ¿Sería Del Bosque una persona perfecta para el cargo?

R. Del Bosque es capaz de asumir cualquier cargo, el que sea. Vicente tiene un enorme mérito en la transición de Austria a ahora. Parece que no ha tocado nada pero el 40 por ciento de la selección actual es suyo: Pedro, Piqué, Javi Martínez, Llorente, Busquets, Mata... Ha sido valiente e inteligente, porque lo ha hecho con mucha naturalidad. Para mí ha sido muy gratificante porque cuando ha tenido una duda de un puesto que cubrir me ha preguntado: "¿Fer, qué tenemos en la sub 21?". Y eso ha dado valor a nuestro trabajo de base, que es a lo que hemos dedicado los mayores esfuerzos.

P. ¿Cuál ha sido el momento en que peor lo ha pasado?

R. No habernos clasificado para el Mundial sub 17 por lo que supone en la proyección de los chavales y la noche de Suiza, porque la experiencia me dice que ganar el primer partido de un Mundial es fundamental. Y nos daban como favoritos.

P. Eso pasó muchas veces.

R. No, pasó que nosotros soñáramos y creíamos que podíamos, pero esta vez nos señalaban desde fuera y con razón. Éramos favoritos en toda regla. Contra Suiza sentí que se podía caer todo. Esa noche sufrí mucho, pero el equipo me demostró su madurez, y Del Bosque su enorme personalidad. Una vez más Vicente dio una lección de serenidad. No tocar nada también era tomar una decisión. Y la tomó. Mantuvo a Busquets, soportando una presión enorme, y esa decisión fue definitiva.

P. ¿Qué les dijo a los jugadores?

R. Les dije que no dudaran. "No dudéis. Si dudáis, estamos muertos, se nos escapa el tren. Sois campeones de Europa, no lo olvidéis". Yo había jugado cuatro Mundiales y sabía que las dudas te matan.

P. ¿Quién es el líder de esta selección?

R. Yo creo que hay un liderazgo compartido, gente con mucha experiencia: Iker, Xavi, Marchena, Puyi, que son tíos con mucha trayectoria. Y están Pepe Reina, Xabi Alonso, Capdevila, Sergio... Y los jóvenes aportan lo suyo, la frescura de Pedro, de Busi, de Piqué, de Llorente. Estamos ante la mayor generación de talento del fútbol español. Sería una pena que dejáramos escapar la oportunidad de seguir disfrutando de este grupo y que no supiéramos cuidar esta flor tan maravillosa. La hemos de cuidar entre todos.

P. Pues parece que tras los cuatro clásicos está un poco pocha.

R. No, yo he visto nada alarmante estos días. De ser así, hubiéramos intervenido, pero no ha sido necesario. Pero no lo decía por eso, lo decía en general. ¿Vio las banderas españolas en Boston? Somos un referente mundial. Somos lo que en su momento fue Brasil, un referente futbolístico. La gente quiere vernos jugar porque es un espectáculo esta selección. Hemos encontrado el camino y lo que no podemos hacer es salirnos de él.

P. No ha citado a Iniesta.

R. Si el fútbol en España tiene cara es la de Andrés. A menudo, cuando damos una charla por ahí, le ponemos de ejemplo. Iniesta es, en sí mismo, los valores de nuestro fútbol: talento, esfuerzo, honradez, humildad, compañerismo.

P. ¿Explicará algún día la verdad de por qué se va?

R. Porque es la hora, porque ha terminado una etapa en mi vida. La dirección deportiva de la federación no es un cargo para estar 40 años. Quiero ver qué quiero hacer en la vida.

P. ¿Trabajar para Florentino Pérez en el Madrid?

R. Estáis todo el día con ese cuento y no hay nada de nada, te lo digo yo.

P. ¿Le queda algo por hacer en la federación?

R. Quiero ver a los chicos de la sub 21 clasificarse para Londres 2012. Entonces, me iré feliz.

Fernando Hierro, en su despacho de la ciudad deportiva de la federación española.
Fernando Hierro, en su despacho de la ciudad deportiva de la federación española.GORKA LEJARCEGI

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 09 de junio de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50