Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Con Özil basta

El centrocampista de Alemania resuelve con dos genialidades el duelo con Azerbaiyán - El sueco Ibrahimovic endosa tres goles a Finlandia

Al ritmo de Özil. Cuando Alemania sufría, cuando un terrorífico disparo de Nadyrov impactó en el larguero, cuando la defensa no conectaba con la siguiente línea, apareció Özil. Y fue suficiente para descascarillar a Azerbaiyán (1-3), orgullosa y enrabietada con la última derrota sufrida frente a Kazajstán -hasta el punto de que un periodista le tiró un rollo de papel higiénico al técnico, Berti Vogts, en la rueda de prensa-, decidida a retrasar la clasificación de Alemania para la Eurocopa 2012. Pero Özil descorchó su fútbol de salón y le alcanzó a la selección germana para dar buena cuenta del rival, para estar a un milímetro de obtener el salvoconducto hacia Polonia y Ucrania.

Özil fue el socorro a un balón sin dueño que cruzó el área sin remate alguno. Desde el segundo palo, el futbolista del Madrid lanzó un quiebro, alzó la cabeza y cruzó el esférico al palo opuesto, a la red. Una diana como alivio, como solución. Luego fue Hummels, central sensacional que ha brillado este curso en el Borussia Dortmund, quien tiró un pase en profundidad de campo a campo, raso y al movimiento de Özil. De nuevo, el zurdo levantó la testa y leyó el movimiento de Mario Gómez, que se relamió ante el pase, ante la bandeja de gol. Dos genialidades, dos dianas y un partido sin más historia para Alemania, que durmió el encuentro hasta que Özil, una vez más, se marcó un eslalon y falló en el remate, solo delante del portero. Un error que no importunó a su equipo ni a la afición, que entendió como un premio la postrera sustitución por Götze, la nueva perla -también del Dortmund-, junto a Schürrle, que realizó el tercer gol.

Al final marcó Huseynov y Armenia no se contuvo en el festejo. Todo estaba hecho porque así lo había decretado mucho antes Özil.

Otro que se cobró protagonismo fue el sueco Ibrahimovic, que endosó tres goles a Finlandia (5-0) y apretó la clasificación en su grupo: Suecia es segunda, a tres puntos de Holanda. No hacía el exbarcelonista, delantero ahora del Milan, un triplete desde 2005, cuando con el Juventus destrozó al Lecce.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de junio de 2011