Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

De la confrontación a la sumisión

Una encuesta de la OCU refleja que Euskadi es la comunidad con más aceptación de la Ley Antitabaco - El ocio nocturno es el principal afectado por la normativa

Cuando el pasado 2 de enero se implantó la nueva Ley Antitabaco, algunas reacciones presagiaban que su aplicación sería complicada en Euskadi, la comunidad española en la que más severa era la normativa. Sin embargo, casi cinco meses después de su puesta en marcha, una encuesta de la OCU revela que el mayor grado de aceptación de la regulación entre los ciudadanos españoles correspondía a Euskadi, con un 73%, 10 puntos por encima del resto del Estado. ¿Fue para tanto la Ley Antitabaco?

"Una ley no tiene que tener aceptación, es para cumplirla. Lo que tienen que explicar es el porcentaje que no lo acepta. Si alguien se quiere poner una medalla, que se la ponga. Que empiecen a invertir en nuestros bares, que lo están pasando mal", asegura Ángel Gago, presidente de la Asociación de Hosteleros de Vizcaya. "Grado de aceptación, reconocer que en salud se está mejor, no quiere decir que no haya impacto económico", añade el secretario general de los hosteleros guipuzcoanos, Kino Martínez.

Los hosteleros aseguran que los bingos facturarán un 22% menos

"La respuesta de la ciudadanía supera las expectativas", afirma Celina Pereda

Según apunta Martínez, la Ley Antitabaco ha afectado a tres tipos de negocios de día: el café de media mañana, la sobremesa y los bares de partidas de cartas. En estos casos, se ha facturado en torno a un 15% menos que antes de la aplicación de la nueva regulación, tal y como precisa una encuesta realizada a 50 hosteleros guipuzcoanos. Por otro lado, la caída en los bingos, que afecta especialmente a Vizcaya, que tiene más bingos asociados que Guipúzcoa y Álava, rondará el 22%, afirma Gago. Quienes más han resistido han sido los bares de pintxos y los restaurantes de precio medio.

Sin embargo, los hosteleros aseveran que las mayores caídas se están produciendo en el ocio nocturno, que es precisamente el sector en el que el Gobierno está hallando más dificultades para aplicar la ley. "Tabaco y ocio nocturno van unidos", explica Martínez. El responsable de la discoteca bilbaína Fever, una de las más concurridas de la ciudad, afirma que desde la aplicación de la Ley Antitabaco, con la que se muestra "muy insatisfecho", la facturación ha menguado casi un 15%. "La gente sale menos, prefiere ir a lugares con terraza o quedarse en casa", enfatiza.

Otro de los puntos de fricción entre hosteleros y Gobierno se halla en la posibilidad de fumar en sociedades gastronómicas, que, según asegura Martínez,han proliferado en Guipúzcoa en los últimos meses ofreciendo a los jugadores de cartas un recinto en el que pueden fumar. El secretario general de los hosteleros guipuzcoanos recuerda que en Euskadi existen 1.300 sociedades, que acogen a unas 100 personas cada una. Por tanto, aproximadamente 130.000 vascos forman parte de una de ellas. "Falta valentía política. Son espacios de uso colectivo y, por tanto, tienen que estar cerrados al humo con independencia de que sean de titularidad público-privada", sentencia Martínez.

Los hosteleros remarcan que el aumento del turismo, debido en parte a la crisis política en el norte de África, está compensando las caídas de la hostelería. El secretario general de los hosteleros guipuzcoanos, que destaca que el cumplimiento de la ley en esta provincia está siendo el mayor de todo España, indica que, sin contar el alojamiento, en el primer trimestre de este año se han creado en el sector 53.000 empleos menos que en 2010. "El efecto económico era el previsto, que es malo", abunda Martínez.

De su lado, la directora de Drogodependencias del Gobierno vasco, Celina Pereda, asegura que estaban convencidos de que no iban a encontrar problemas en la respuesta ciudadana a la Ley Antitabaco, ya que el 70% de los vascos no fumaba y del 30% que lo hacía, un amplio porcentaje pretendía dejarlo. "La respuesta de la ciudadanía ha sobrepasado todas las expectativas. Pero hay sitios en los que está costando más, como en los locales de ocio nocturno. Incidiremos para que en estos ambientes también se cumpla la normativa", resalta.

Pereda explica que el Gobierno se ha comprometido a realizar un estudio de la Ley Antitabaco cuando se cumpla un año de su puesta en marcha. En esta línea, la directora de Drogodependencias desliza que tendrá que analizarse qué porcentaje de las hipotéticas reducciones en el sector de la hostelería se deben a la crisis económica, medir la reducción de las enfermedades cardiovasculares y calcular cuánto ahorran los locales en limpieza, por ejemplo. "No obstante, debemos recordar que el objetivo de la ley es la caída de las ventas de tabaco", concluye Pereda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de mayo de 2011