Proveedores de Sanidad reclaman al Consell que pague de inmediato

"Solo podemos esperar que el señor Francisco Camps cumpla su palabra"

"No esperar a que se nombre el nuevo Consell para poner en marcha las medidas que liberalicen la liquidez de la Generalitat a fin de atender el pago a proveedores". La Plataforma de Proveedores de la Sanidad Pública Valenciana, una entidad surgida en marzo por asociación espontánea de varias pequeñas empresas que sirven a hospitales y centros de salud desde batas o guantes hasta prótesis cardíacas, se adhirieron ayer a las peticiones que formulan de forma unánime varias asociaciones patronales quienes reclaman al reelegido presidente Francisco Camps que cumpla sus compromisos de pago antes de formar su nuevo Gobierno.

La deuda acumulada por Sanidad en los años 2009 y 2010 asciende a 1.300 millones de euros. La plataforma de proveedores de sanidad surgió desde la desesperación. Los propietarios de decenas de pequeñas empresas decidieron concertar la reclamación de sus deudas ante la Consejería de Sanidad. Los responsables económicos de Sanidad recibieron a los representantes de la plataforma y presentaron una oferta de choque. Se comprometieron a liquidar de forma inmediata todas las deudas comprendidas entre 50.000 y 225.000 euros acumuladas en 2009 y 2010. El plan cubriría las facturas pendientes de un millar de proveedores.

Pero el dinero sigue sin llegar. "Algunos han cobrado 60.000 euros; otros, 1.000; otros, el 40% de lo que les debe; otros, el 0,2%; y muchos, nada" comentó ayer Vicente Peiró, portavoz de la plataforma.

La semana pasada, cinco días antes de las elecciones, la plataforma se quejó de la ausencia de pagos. Manuel Cervera, consejero de Sanidad, replicó el jueves que ya se habían cursado órdenes de pago que cubrirían el 86% de las cantidades acordadas y reclamó a los proveedores confianza en "la palabra del presidente Francisco Camps". Un portavoz de Sanidad remitió ayer a las palabras del consejero, aseguró que ya se habían aliviado las deudas de un millar de proveedores y sugirió que puede haber algún retraso en función de la fórmula de cobro que hayan pactado las empresas con sus respectivos bancos.

Pero los proveedores siguen sin cobrar. "Ahora solo podemos esperar que el señor Francisco Camps cumpla su palabra y cancele la deuda que tienen con las empresas de nuestra Plataforma al tiempo que consiga liquidez para afrontar la falta de presupuesto para el 2011", reza la nota que difundieron ayer. "Ya venimos anunciando desde hace tiempo que este es nuestro mayor problema: si no se consiguen fondos para el 2011, la solución de pagar el dinero que pretenden pagar de la deuda de los años 2009 y 2010 no significa más que pan para hoy y hambre para mañana".

Todo apunta a que el problema es, efectivamente, ese. Una fuente vinculada a la Consejería de Hacienda explica que la gestión del plan de choque ha sido desastrosa. Las facturas acumuladas en los cajones no suelen estar ordenadas. La misma fuente apunta que se han pagado en torno a 40 millones de euros correspondientes a facturas pendientes de 2009 y 2010, pero con cargo al presupuesto corriente de este año. Una fórmula que recorta los fondos para cubrir las necesidades de este año.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Una pelota que crece

- 1.300 millones de euros es la deuda acumulada por Sanidad con sus proveedores a lo largo de 2009 y 2010.

- Sanidad presentó un plan de choque para pagar las deudas comprendidas entre 50.000 y 225.000 euros con un millar de pequeños proveedores de productos esenciales.

- "Algunos proveedores han cobrado el 40% de lo que les debían; otros el 0,2%; uno, 60.000 euros; otro, 1.000; muchos, nada", asegura Vicente Peiró, portavoz de la plataforma.

- Sanidad asegura que ha ordenado pagar todo lo acordado.

- 40 millones de euros con cargo al presupuesto de 2011 es lo que se habría pagado, según una fuente vinculada a Hacienda.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS