VIGO | Elecciones municipales

Caballero da la mayor satisfacción al PSdeG tras ganar dos concejales

El PP pierde 5.000 votos ante un bipartito que reeditará el pacto

Abel Caballero seguirá siendo el alcalde de Vigo con el apoyo de un BNG mermado -pasa de cinco a tres concejales-, pero suficiente. El PP se quedó a las puertas de la mayoría absoluta, como hace cuatro años, con igual número de escaños, 13, pero con 5.000 votos menos, que son en números redondos, los que gana el PSOE y que le permiten incorporar dos ediles más a su grupo. "Hemos entendido el mensaje: hay que defender Vigo", concluyó su primera alocución Caballero, más templado y contenido que la clac partidista reunida en un hotel de la ciudad y que reiteradamente, con euforia de ganadores, coreó el eslogan de campaña, Vigo sí, Vigo sí, combinado con el futbolero A por ellos, oé, y piropos al grito: "¡Cachamuiña, guapo!".

El PSOE aumenta dos escaños y el BNG recibe un batacazo

La euforia socialista tenía su contrapunto, a la misma hora, en la sede del PP, donde la decepción llevó a muchos militantes a las lágrimas. "Una vez más, nos quedamos a las puertas de la mayoría absoluta", solemnizó su candidata, Corina Porro, sin ocultar tampoco su frustración. "Hemos ganado, pero la ley electoral es la que es". Se comprometió a seguir defendiendo los intereses de la ciudad. La doble opción de catering que había encargado el comité de campaña (para 400 personas o para 1.000, si ganaba la alcaldía) se quedó con el primer encargo.

No era más estimulante el ambiente en la sede del BNG: "Lo que dice la ciudadanía es que gobierne la izquierda", apuntaba como consuelo el candidato nacionalista, Santiago Domínguez, quien "por salud democrática" anunció que pondrá su cargo a disposición del comité comarcal del partido: ha perdido 12.000 votos con respecto a los resultados de 2007.

La otra gran perdedora, por las expectativas que había generado, fue Izquierda Unida: casi triplicó sus resultados de los anteriores comicios, pero aun así se quedó a 500 votos y medio punto porcentual para obtener el mínimo necesario del 5% para llegar al escaño.

Caballero tuvo para Domínguez palabras de agradecimiento por la labor de gobierno ya realizada "en momentos difíciles" y emplazó directamente a los nacionalistas: "Queremos gobernar con el BNG", afirmó, para añadir: "Vamos a celebrarlo moderadamente porque mañana [por hoy] tenemos Xunta de Goberno y hay que seguir trabajando". El PSOE subió en votos, en porcentaje y en número de concejales. "Es el mejor resultado desde hace 20 años", afirmó Caballero, que añadió otro detalle no menos significativo: "Por primera vez desde hace 24 años, un alcalde continúa su tarea de gobierno".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Caballero, siempre en tono muy comedido, en "el momento más importante " de su vida política, se declaró dispuesto a asumir la "enorme responsabilidad" que le han trasladado las urnas. "No vamos a fallar: lo primero es Vigo", proclamó con gran solemnidad. "Seguiremos gobernando atendiendo solo los intereses de la ciudad, con nuestra independencia y con la visión de que Vigo tiene que ocupar su lugar en Galicia y España", añadió.

Caballero expresó su agradecimiento a los votantes y los hizo extensivos a su equipo de gobierno y de candidatura -que personificó en la portavoz del Senado, Carmela Silva, y el del grupo municipal socialista, Carlos Font-, a su mujer, y al Gobierno de España por su apoyo, en especial, al ministro de Fomento, José Blanco, "por su vocación de atender a Vigo".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS