Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:BANDA SONORA

La música (en elecciones) sigue igual

La campaña en Madrid está siendo austera en lo musical - Los dos grandes partidos utilizan en sus mítines himnos compuestos hace más de 20 años

Manuel Pacho salió esa mañana de 1989 de la sede del PP. Recorrió la calle de Génova y, cien metros después, cuando llegó a la plaza de Colón ya tenía la melodía en su cabeza: DO MI RE DO FA. Unas notas musicales que el resto de mortales solo podemos identificar con el pam pa pam, pa para papampam, el comienzo del himno del PP. Manuel, que no quiere desvelar a quién vota ("Es secreto", dice) entró en una cafetería. Escribió las notas en una servilleta, que todavía conserva, y días después, en un despacho de la cuarta planta de la sede del partido, se la enseñó a los que se la habían encargado: Miguel Ángel Rodríguez, Rodrigo Rato, Álvarez-Cascos y el entonces ministro de Trabajo Juan Carlos Aparicio. Quedaron encantados. "No es un himno de derechas, sino liberal", cuenta Manuel Pacho, de 57 años, que también ha compuesto las canciones de las papillas Puleva ("me va, me va, me va") o la de Vacaciones Santillana.

Manuel Pacho escribió la melodía del PP en una servilleta de papel

Mengod cobra derechos de autor cada vez que suena su canción del PSOE

"La sintonía del PP es una música de chispazos. [recuerden: pam pa pam pa para papampa]. Lo que intenté reflejar es la historia de un trabajador, que se cansa de fabricar siempre la misma pieza. Un día se compra un torno y monta una empresa propia. Sufre, pero sale adelante. Lo que ahora se llama un emprendedor. Vamos, como los Estopa [que salieron de una fábrica para hacer sus canciones]

", bromea Pacho que, asegura, es la historia de su vida, ya que él dejó una gran empresa de informática para dedicarse a la música. Aquel himno tuvo mucho de urgencia y de emergencia: "El PP a finales de los ochenta era un partido contra las cuerdas. Hubo una refunda-ción y la sintonía tenía que reflejar eso". Del himno del PP hay 24 versiones: sinfónica, "primaveral o ecológica", en piano (la melodía de espera cuando se llama al PP por teléfono) e incluso bakalao, que pese a que la leyenda urbana se la haya atribuido al productor Carlos Jean, está hecha por Manuel.

Detrás del himno del PSOE también hay una gran historia, pero sobre todo un curioso personaje: lo creó el compositor Julio Mengod, turolense de 70 años, algo así como un genio excéntrico. La conversación por teléfono no puede ser más extravagante. "Me pillas pescando en mi pueblo: Albarracín. ¿Te he dicho que yo practico sexo tántrico?", son sus primeras palabras. Compositor y ambientador musical en plantilla de TVE, ha compuesto sintonías de programas como la de Los Chiripitifláuticos, Tendido Cero, Saber vivir o El Kiosko, el programa infantil que presentaba su hija, Verónica Mengod.

También creó la música del PSOE en 1981, un año antes de su primera gran victoria en la democracia. "Como yo venía de una familia de derechas y mi abuelo fue amigo de Millán-Astray, dudaron si pedírmelo o no. Yo les dije que solo voto a un partido: al de Ludwig van Beethoven. Lo formamos dos personas: el genio y yo". Mengod recuerda que lo único que le dieron para inspirarse fue un vídeo de "unas ventanas que se abrían". Varios días después, él y Alfonso Guerra se metieron en un estudio a escuchar la creación: "Enhorabuena', me dijo Guerra. Se quedó acojonado. Le encantó".

Mengod reconoce que el himno del PP es más pegadizo, pero "más vulgar". "El mío es más musical. También la sintonía de Tengo una vaca lechera es pegadiza, pero no se puede comparar con una sinfonía de Beethoven". Mengod sí cobra derechos de autor cada vez que suena su composición. Pacho solo cuando se oye en televisión. No cuando suena en los mítines: "Las leyes las hacen los políticos. Y claro...", ironiza Pacho.

"En los mítines de campaña de Madrid solo suenan los himnos oficiales", confirman en los dos grandes partidos. No se han oído ni ballenatos dedicados a Rajoy ni canciones de El Jubilado de Moratalaz, que suele elogiar a Zapatero con su guitarra.

Sorprende lo que Tomás Gómez, de 43 años, tiene en su iPod. Cuando el candidato a la Comunidad de Madrid por el PSOE viaja suele sonar Born to run, de Bruce Springsteen; Maneras de vivir, de Leño; More than a feeling, de Boston, o -¡vaya!- el Always with me, always with you del excesivo y virtuosísimo guitarrista Joe Satriani. También hay canciones del siglo XXI: Lisztomania, de los franceses Phoenix; Smiley faces, del dúo Gnarls Barkley, o How are you New York?, de Rufus Wain-wright. O, por lo menos, eso es lo que se puede escuchar en su lista de reproducción del programa para escuchar música en Internet Spotify, bajo el nombre de En ruta tomas_gomez. Son canciones elegidas personalmente.

Esperanza Aguirre, candidata, de 59 años, a la Comunidad por el PP, no ha publicado ninguna lista en Spotify ni ha hablado mucho sobre sus gustos musicales pop, más allá de los Beatles, como publica el mes que viene la revista Rolling Stone.

Pese a la idea de que los músicos votan a la izquierda, hay varios artistas que han reconocido sus simpatías por el PP. Como el cantante de Melocos; Pignoise, que ha actuado en varios mítines del PP, y más recientemente la cantante de moda Russian Red, que en una entrevista en la revista Marie-Claire ha dicho: "Si hay que elegir entre derecha o izquierda", se queda con la derecha. Esto es también democracia musical.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de mayo de 2011