Una comunidad de vecinos exige saber español para ser presidente

Una comunidad de vecinos de Málaga aprobó el pasado 12 de mayo que sea obligatorio hablar y escribir en castellano para ser su presidente y que, en el caso de que hagan falta traductores o intérpretes en las juntas de propietarios, carguen con los gastos quienes los necesiten y soliciten.

El acuerdo busca evitar situaciones comunes en algunos municipios de la costa andaluza en la que vecinos de habla inglesa o alemana imponían su idioma en las reuniones y obligaban al resto de propietarios a pagar los servicios de traductores e intérpretes.

La medida se adoptó "por unanimidad" en la comunidad de propietarios Torres de San Andrés, según José Antonio Sierra, creador y portavoz de la asociación Diversidad y Convivencia, dedicada a promover el uso de las lenguas españolas reconocidas en la Constitución. "Ninguna comunidad de propietarios del país había adoptado un acuerdo de defensa del castellano como este", incide Sierra.

El creador de esta asociación, profesor de español jubilado, fue director del Instituto Cervantes en Dublín (Irlanda) durante 22 años. Se afincó en Málaga en 2003, desde donde lucha para impulsar una reforma de la Ley de Propiedad Horizontal que ayude a resolver los problemas lingüísticos ocasionados por el turismo residencial. Sierra también ha solicitado a todos los Ayuntamientos que aprueben una ordenanza para que los rótulos de los comercios estén escritos "como mínimo" en castellano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 17 de mayo de 2011.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50