Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOSÉ CARRILLO | Rector de la Universidad Complutense

"No pude ser astronauta por la miopía"

Pregunta. ¿Y esa afición a ser rector?

Respuesta. Bueno, no es una afición, es casi...

P. Una misión.

R. Casi una misión [ríe]. Sí, de alguna forma, ante cierta situación que tiene la Complutense es un poco un reto.

P. Ya. Y le gusta mandar.

R. No tanto mandar. Además, yo intento convencer más que mandar. En la Universidad mandar no vale mucho. Si no eres capaz de convencer, ni siquiera es suficiente tener mayoría en un órgano.

P. Seguro que intenta mandar aquí lo que no le dejan en casa.

R. No, en casa somos tres y se toman los acuerdos por mutuo consenso. Es una comuna. Y, en todo caso, manda la niña.

P. ¿Dejará esta Universidad como los chorros del oro?

R. Se supone que voy a intentar mejorarla. Pero la situación es muy difícil, por la deuda acumulada y porque es una Universidad inmensa. Somos cerca de 100.000, más de 80.000, alumnos.

P. Dice ser partidario de sumar. ¿Deformación profesional de catedrático de Matemáticas?

R. Puede ser, puede ser. Me gustaría entonces más multiplicar, sobre todo los dineros. Pero la suma tiene que ver también con la necesidad de convencer.

P. He venido con miedo a que me pida dinero. Como dice que va a acudir incluso a los antiguos alumnos...

R. Pues sí, sí. Ya la llamaré.

P. ¿Ser rector es mejor o peor que ser astronauta o periodista?

R. Pues de pequeño yo quería ser astronauta. No pude serlo por la vista, porque tengo una miopía tremenda. Y probablemente tenga menos problemas un astronauta que un rector. Aunque esto a veces puede parecerse también a estar en órbita.

P. Es usted un hijo de papá.

R. Soy un hijo de mi padre, sí. Sí [ríe]. No lo niego.

P. Y es también una prueba fehaciente de que los niños vienen de París.

R. También, también, aunque en mi caso la cigüeña me dejó olvidado allí 24 años, y la que me trajo luego fue Air France.

P. ¿Se hizo de izquierdas porque si no su padre le desheredaba?

R. No, no, porque la herencia pecuniaria es muy floja, no la hay en la familia Carrillo. Yo me hice de izquierdas por vivencia, por cultura, por entorno.

P. Antes hablaba de multiplicar. ¿Se sabe la tabla del ocho?

R. Uno por ocho, ocho; dos por ocho, 16; tres por ocho, 24...

P. Pare, pare. Aprobado.

R. Pues me ha salvado la campana, porque no me sabía el siguiente.

P. Quiere hacer de la Complutense un referente europeo. ¿Se cree el supermán del campus?

R. No, no. El campus no necesita un supermán. Necesita que muchísima gente se ponga a trabajar, no un superhéroe.

P. ¿Y no habría aquí más marcha con unos buenos puñados de grises a caballo?

R. Esos tiempos pasaron, y bien pasados. No fueron tiempos mejores, sino peores.

P. ¿Qué mujer le pone nervioso, aparte, supongo, de la suya?

R. ¿Aparte de la mía y de mi hija? Hombre, Juliette Binoche.

P. ¿Se desnudaría en la capilla de Somosaguas?

R. No.

P. ¿Por respeto o por miedo a hacer el ridículo?

R. Por ambas cosas.

P. ¿Qué canta en la ducha?

R. No canto. Me lo tienen prohibido. Mi hija dice que canto muy mal. En todo caso, La donna è mobile [hace un intento, y se comprende rápidamente a su hija].

P. ¿Nunca le han dicho que podría pasar por un actor de Cine de barrio, como Landa o Paco Martínez Soria?

R. No sé si es un piropo [risas]. No, nunca me lo han dicho. No me veo haciendo cine. Pero si hay una buena oferta, me la pensaré.

P. ¿Y teatro?

R. Me gustaría. Como estudiar algún instrumento musical. Pero, sobre todo, dibujo. Lo he descubierto hace un par de años.

P. ¿En qué personaje teatral se hubiera visto?

R. Puestos a drama, Hamlet. Y si no, alguna comedia de Molière.

P. ¿Cuál es el ser o no ser de la Complutense?

R. El tema económico. ¿Podremos algún día no tenerlo?

P. ¿Es usted tan tranquilo e impasible como parece?

R. Iba a decir flema inglesa, pero no es eso. Serán los años. Uno se da cuenta de que ponerse nervioso no lleva a muchos sitios.

P. Nada le enciende.

R. Hombre, las cosas mal hechas adrede. Eso me puede cabrear, pero encenderme, encenderme... Tiene que haber una acumulación muy grande.

P. En sus cuatro años de mandato, ¿qué porcentaje de su programa cree que podrá cumplir?

R. Yo espero que el 100%, porque nos propusimos no echar fuegos artificiales. Cuando hablo de una universidad de referencia, hablo de un objetivo a 20 años. La universidad tiene que empezar a pensar en su futuro.

P. ¿Cuál es la osadía mayor que es capaz de permitirse?

R. Presentarme a rector.

Perfil

Tiene 58 años y una hija, y se cree poco glamuroso, aunque no se lo planteará "hasta que quiera hacer carrera en Hollywood". "Para la Complutense", añade, "creo que es más importante la eficacia". De pequeño no jugaba con hoces y martillos, sino con construcciones y mecanos. Anda en bici, esquía y le gusta nadar. Parece tímido, se confiesa ingenuo y escucha igual a Amaral o a Tequila que a los Beatles y a Beethoven.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de mayo de 2011

Más información