Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ROBERTO ENRÍQUEZ | Intérprete de 'Hispania'

"Viriato va a entrar en un periodo mucho más radical"

Viriato y sus hispanos vuelven a la lucha contra los romanos. Antena 3 estrena esta noche (22.00) la segunda temporada de Hispania, serie que sumó una audiencia media de 4.300.000 espectadores (22,8% de cuota de pantalla) en sus primeros capítulos. Regresa a la programación con un tono más oscuro en sus tramas y la incorporación de cinco actores: Iván Sánchez (dando vida al general Fabio), Juana Acosta (como Aldara, la hermana de Paulo), Thais Blume (en la piel de la esclava Gaia), Ana Rujas (Stena, el amor prohibido de Darío) e Irene Arcos (la futura esposa de Darío). A la cabeza del reparto volverá a estar Roberto Enríquez (Viriato), actor que ha participado en producciones como La señora, El alquimista impaciente y Azuloscurocasinegro.

"Las guerras sucias perjudican a todos los que hacemos ficción en España"

Pregunta. ¿Cómo evoluciona su personaje en estas nuevas entregas?

Respuesta. Viriato vuelve, después de toda la batalla de la temporada anterior y regresar de Roma sin su hija, mucho más radical y extremista. Por eso cuando llega a Caura y ve que se han echado a dormir después de esa primera gran batalla, su máximo objetivo será movilizar a todo el mundo y hacerles conscientes de la crueldad de Roma. Va a entrar en un periodo que le llevará a traspasar líneas que son sagradas para su pueblo. No se va a andar por las ramas.

P. ¿Saltarse esas normas acarreará consecuencias?

R. Por su puesto. Darío (papel interpretado por Alfonso Bassave), que ahora es el jefe del consejo de Caura tras la muerte de su padre, ha tomado una aptitud más conservadora y eso va a generar innumerables conflictos. Tampoco faltarán las complicaciones amorosas, ya que Helena (Manuela Vellés) no le esperará y no desvelará que el padre de su hijo es Viriato.

P. ¿Cómo va el rodaje?

R. Hasta ahora hemos grabado cuatro capítulos y estoy satisfecho con el resultado. Me parece que se le ha dado una vuelta más a la historia, dotándola de más realismo. Sigue teniendo una parte romántica, de aventuras, de serie histórica, pero respetando mucho más las circunstancias que propone la historia. Estamos en una guerra y aparece lo mejor y lo peor del ser humano.

P. Tras las buenas audiencias de la primera temporada, ¿ha notado un mayor esfuerzo de producción?

R. Sí, pero de una forma inteligente. Antes, en cada capítulo había minibatallas y eso hacía que no todos los momentos de lucha estuvieran a la misma altura. Ahora han tensado más la cuerda y cuando surja el conflicto será más potente. Creo que se ha dosificado mejor y, por ejemplo, uno de los picos de lucha se alcanzará en el cuarto capítulo, en el ecuador de la serie, cuando inesperadamente perdemos Caura.

P. En los anteriores capítulos, la serie tuvo que batirse en duelo directo con las producciones de Telecinco ¿Cree que va a pasar lo mismo ahora?

R. Como actor me siento un poco ajeno a estas guerras entre cadenas. No digo que no nos importe, sino que siento que no tengo nada que ver con estas decisiones, es una política de hechos consumados. No sé quién es el culpable, supongo que un poco todos los que participan en este juego, pero a veces prefieren quedarse bizcos por ver ciegos a los otros. No acabo de entenderlo y opino que tendría que haber un poco más de solidaridad. Efectivamente, el año pasado Telecinco fue a por Hispania desde el principio, aunque finalmente no lo consiguió. No sé si este año van a seguir la misma estrategia, una estrategia que nos perjudica a todos los que hacemos ficción en España.

P. ¿Cree que pueden coexistir?

R. Por supuesto, y sin utilizar esas guerras sucias de contra-programación. Pero parece que el camino de la mezquindad es el que se estila en algunas cadenas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de mayo de 2011