La escultura de Fabra, demediada

Las piezas de cobre robadas del taller de Ripollés pesan 2,5 toneladas

El artista Juan Ripollés denunció ayer ante la Guardia Civil el robo de tres manos y un brazo de cinco metros de largo de la escultura inspirada en Carlos Fabra que está elaborando en cobre y que preveía instalar "en dos meses" en la rotonda de acceso al aeropuerto de Castellón. El robo se produjo el domingo por la tarde en el taller que tiene el escultor en la localidad de Burriana. Según relató Ripollés, los ladrones "sabían a lo que iban" y accedieron a la nave "reventando la puerta". Después cargaron "en un camión" el material robado, con un peso aproximado de 2,5 toneladas.

Además del brazo y las tres manos "con sus 15 dedos de 1,5 metros de diámetro cada uno", le fueron sustraídas diversas piezas de cobre virgen. "La cabeza se ha salvado", dijo el artista, porque está "en un taller diferente". Ripollés se mostró "impotente" por el robo y cree que todo el trabajo se verá retrasado "tres meses más", por lo que prevé instalar la escultura el próximo otoño.

El artista afirma que el robo no supondrá un coste mayor para el erario público, porque el material estaba asegurado. La escultura tiene 24 metros de altura y 18 de diámetro, y un coste de 300.000 euros que será asumido por el Gobierno valenciano a través de la sociedad gestora del aeropuerto Aerocas.

Fue el propio presidente de la gestora aeroportuaria, Carlos Fabra, quien agradeció al artista en diciembre que se hubiera "inspirado" en él para la elaboración de la escultura. "Me parece maravilloso", dijo el también presidente del PP. "Si, además, inspirara a las musas ya sería perfecto", concluyó. Carlos Fabra y Francisco Camps inauguraron el 25 de marzo el aeropuerto sin aviones de Castellón. A día de hoy, todavía no han solicitado los permisos de vuelo al Ministerio de Fomento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0010, 10 de mayo de 2011.

Lo más visto en...

Top 50