Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CONSUMO | CiberP@ís

El contador doméstico inteligente se implantará en cinco años

Las redes eléctricas transmitirán los datos de consumo para ahorrar costes - Este sistema permitirá aplicar tarifas según la hora del día

Las redes eléctricas españolas serán inteligentes antes de cinco años. Transmitirán en todo momento los datos del consumo de hogares, oficinas y tiendas y se mandarán órdenes a distancia para dar mejor servicio y hacer más eficiente cada tramo de la red de distribución. El objetivo es ahorrar energía primaria y costes de funcionamiento y que se pague la electricidad gastada en función de la hora para nivelar el consumo a lo largo del día.

La tecnología utilizada para el despliegue de la red eléctrica inteligente será la PLC (comunicaciones por onda portadora o Power Line Communications), la misma que se pensó hace más de diez años para llevar Internet a las casas por la electricidad. Al igual que a los hilos de teléfono se les dio una segunda vida para mandar datos además de la voz, ahora los cables eléctricos servirán para transportar datos y electricidad.

Hay que cambiar más de 27 millones de dispositivos de las casas

Para el consumidor, lo más visible será el cambio del actual contador de la luz por otro inteligente, que leerá el consumo eléctrico a lo largo del día y enviará los datos a un concentrador, que también registrará las lecturas de consumidores cercanos. Un centro de control recogerá los datos de los miles de concentradores de cada compañía eléctrica y se sabrá la demanda real de electricidad.

Este transporte de datos sobre la red eléctrica permitirá facturar el consumo real sin leer el contador, y aplicar tarifas según la hora del día. También se podrá actuar a distancia sobre el suministro de electricidad, aplicando más o menos potencia o dando de alta o de baja a un cliente. La red de distribución se podrá equilibrar dinámicamente para que el consumo global de electricidad sea el más eficiente, al detectarse al momento fallos.

El contador inteligente es un paso decisivo para una gestión más eficaz de la distribución de la electricidad. Con una lectura con discriminación horaria se puede hacer una gestión eficiente de la demanda, por ejemplo al aplicar una tarifa eléctrica barata en las horas valle y una tarifa cara en las horas punta. Al ser más cara, bajará el consumo eléctrico en las horas punta y los costes, porque es cuando la generación se encarece. Con una gestión más eficiente de la generación, distribución y del consumo eléctrico, la factura energética y total será menor.

Para que todo cuadre, señalan los expertos, es necesario que los consumidores sean conscientes de lo que gastan. Por eso, además de un contador inteligente, se necesitaría un panel junto a los interruptores donde se viera lo que cuesta cada aparato eléctrico según la hora del día. La tarifa eléctrica variable fomenta el ahorro, pero para ello se debe saber el consumo real de los aparatos. La Comisión Europea recomendó en abril que se aceleren los planes de instalación de redes y contadores inteligentes, porque si no será difícil reducir el consumo de energía el 20% el 2020 respecto al 2007.

España cuenta con unos 28 millones de puntos de suministro eléctrico, el 95% particulares, con una potencia inferior a 15 kilovatios, el 35% del consumo total de electricidad. Hay que cambiar más de 27 millones de contadores domésticos y la legislación obliga a hacerlo antes de 2018. Endesa, con unos 13 millones de clientes, prevé que en 2015 todos dispongan de contadores inteligentes. Endesa ha instalado hasta ahora unos 150.000 contadores. Iberdrola también se pone de meta 2015 para sustituir los casi 10 millones de clientes. Gas Natural Fenosa baraja fechas similares.

Distintos protocolos

Todas las compañías utilizarán en sus redes eléctricas inteligentes la tecnología de onda portadora, conocida como PLC, usada ya para establecer una red Ethernet por los enchufes de las casas.

La base tecnológica es la misma, pero Endesa emplea una evolución del protoloco Telegestore desarrollado por Enel, su compañía matriz, que ya opera en Italia. Los contadores que instalará en España funcionarán con este protocolo, que certifica la asociación Meters and More. En cambio, Iberdrola y Gas Natural Fenosa emplean el protocolo Prime, estándar en otros países.

Cada territorio español tendrá contadores inteligentes que funcionarán con un protocolo distinto. Ambas tecnologías tienen recorrido para seguir evolucionando y permitir que la lectura del contador se integre con un panel en los hogares que midan el consumo de cada aparato e incluso se pueda actuar de forma remota.

Según Arriola, director de tecnología de Iberdrola, debe haber también una evolución regulatoria, porque la ley que obliga a sustituir los contadores y especifica los requerimientos es de hace casi una década. Está previsto que las operadoras eléctricas se hagan cargo de la inversión de la red inteligente y la sustitución de los contadores, aunque habrá un aumento del precio de alquiler de los nuevos contadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 5 de mayo de 2011

Más información