Elecciones municipales y autonómicas

Camps apuesta por privatizar la gestión de los servicios públicos

Rato y Sánchez Galán arropan el programa económico del presidente

Adelgazar la Administración y privatizar la gestión de un buen número de servicios públicos que ahora presta la Generalitat. Esa es la receta que ofreció ayer el presidente en funciones de la Generalitat y candidato a la reelección por el PP, Francisco Camps, durante la presentación de su programa económico en el Edificio del Reloj del puerto de Valencia.

Flanqueado por los presidentes de Bankia, Rodrigo Rato, y de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, Camps se dirigió a un numeroso grupo de representantes empresariales y cargos del PP para anunciar que, si gana, aplicará un plan de choque basado en "reducir el gasto, reestructurar el sector público de la Generalitat, modernizar la Administración, no duplicar los servicios y exigir financiación adecuada, estrechar lazos con el sector privado y simplificar la normativa autonómica".

Economía centralizará todas las compras y contrataciones

"Apostamos por incrementar la utilización de nuevos modelos de gestión, externalización y colaboración público-privada, siguiendo los ejemplos aplicados en sanidad con el modelo Alzira y en educación con los centros de iniciativa social", explicó el jefe del Consell.

Para ello, el candidato popular anunció que, si revalida el cargo, una de sus prioridades será la reestructuración del sector público. Para ello clasificará todas las empresas públicas para formar dos grupos empresariales, uno dedicado a la "inversión en infraestructuras" y otro dedicado a la "prestación de servicios". Ambos grupos empresariales dependerán de la Consejería de Industria, que será la encargada de aplicar un plan de competitividad que servirá, además, para reorganizar cada una de las empresas de la Generalitat.

Camps insistió en que la solución a la crisis económica "es el empleo" y reiteró que, en caso de seguir al frente de la Generalitat, creará una Consejería de Educación, Formación y Empleo que oriente el sistema educativo hacia el mercado de trabajo.El presidente en funciones de la Generalitat no quiso especificar qué servicios públicos se dejarán en manos de concesionarias privadas, aunque su programa sí incluye una referencia explícita a Ràdio Televisió Valenciana (RTVV) donde se apuesta por la "racionalización del gasto, revisión de estructuras, eficiencia y mejora de la gestión" a través de un contrato-programa que "delimitará las áreas y funciones de servicio público del ente". Otras privatizaciones, como la prestación del servicio del metro y las nuevas líneas que se pondrán en funcionamiento ya han sido anunciadas por el Consell actual.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La reestructuración en las empresas públicas de la Generalitat anunciada ayer por Camps se realizará a través de una ley de racionalización "para liberar recursos en la lucha contra la crisis".

La Consejería de Economía, Hacienda y Empleo adelgazará si el PP revalida su mayoría absoluta. Además de perder el área de Empleo, que pasará a Educación; y buena parte de las empresas públicas, que pasarán a depender de Industria; se reconvertirá en Consejería de Hacienda y Administración Pública, aunque contará con una central de compras que canalizará todas las contrataciones de productos y servicios de la Generalitat con el objetivo de mejorar la gestión del capítulo dos del presupuesto de la Generalitat. Una central que decidirá sobre la contratación de servicios como informática, limpieza, viajes, material de oficina, seguridad y asistencias técnicas, entre otros servicios.

Camps anunció ayer ante los empresarios que también fijará un límite anual de gasto no financiero para cada ejercicio en la Generalitat y reducirá en un 15% el gasto corriente actual. Es decir, menos la deuda, cuyo tope fija el Gobierno central y cuyo coste está a expensas de los mercados, Camps promete no gastar más de lo que se presupueste anualmente.

El presidente de la Generalitat regaló los oídos de los empresarios al anunciar que si vence el 22-M realizará una consulta de urgencia con los principales sectores productivos de la Comunidad Valenciana para eliminar, en el plazo de seis meses, todas las normas autonómicas que dificulten su actividad económica.

Camps insistió en que reorientará el sistema educativo hacia el mercado laboral y recordó que ya ha realizado un primer esfuerzo potenciando la vinculación de la formación profesional al mundo empresarial. En este contexto, el presidente de la Generalitat abogó por un pacto nacional por la educación -como ya ha propuesto en varias ocasiones la dirección nacional del PP-, aunque no hizo ninguna mención a un pacto valenciano por la educación pese al deterioro que se ha producido esta legislatura en las relaciones entre la Generalitat y el sector educativo.

En el paquete de medidas que propone si gana, Camps también apostó por promover "la colaboración con agencias privadas de colocación en los procesos de intermediación laboral" y adoptar nuevas medidas para "mejorar un mayor control del absentismo laboral".

"Y todo esto sin subir los impuestos", recalcó el jefe en funciones del Consell, que propone reducir la política de subsidios para ampliar la de incentivos, otorgando un mayor protagonismo a los empresarios en la dinamización del mercado laboral y facilitar la labor de los emprendedores.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS