Reportaje:

Patrimonio 'versus' AVE

Vecinos de San Blas de Alicante cuelgan pancartas para proteger unos silos sin uso afectados por las obras del tren de alta velocidad

En una ciudad como Alicante, en la que no sobra el patrimonio industrial, la defensa de los llamados Silos de San Blas gana adeptos entre colectivos cívicos y ciudadanos ante la indefinición pública reinante. Ayer fueron un grupo de vecinos del barrio de San Blas quienes se sumaron a las voces que exigen que se respete el edificio de la histórica fábrica de Harinas Magro, ejemplo de arquitectura industrial de principios del pasado siglo, cuando se construya la estación provisional del AVE a su llegada a Alicante. Los vecinos colgaron a primera hora de la mañana de ayer en el edificio dos pancartas reivindicativas dejando clara su opinión: "Sí los queremos".

¿Puede compatibilizarse la conservación de este ejemplo del patrimonio industrial con la tan ansiada llegada del tren de alta velocidad a Alicante, prevista para el año próximo? Son muchos los que creen que sí. Los vecinos de la zona, por ejemplo, reclaman que se recupere este edificio ahora sin actividad y que se le dé un uso cultural y público "ya que estamos abandonados por las Administraciones desde siempre". También colectivos como Alicante Vivo o la Plataforma Comarcal por la Movilidad Sostenible de L'Alacantí han solicitado la conservación del inmueble con medidas como el retranqueo de la estación intermodal del AVE. Y Esquerra Unida reclama la conservación de los silos desde 2005.

Los vecinos exigen un uso cultural para el edificio Un estudio público debe decidir el futuro de los silos

Más información

El edificio es propiedad de la Generalitat. "Es una muestra de la arquitectura industrial de la ciudad y tiene valor", remarcaba ayer el candidato de EU a la alcaldía de Alicante, Miguel Ángel Pavón. La formación ha solicitado en numerosas ocasiones la protección de este edificio y que se le dé un uso cultural y ciudadano. Pavón también asegura que el Ayuntamiento y el Ministerio de Fomento tienen decidido demoler los silos, pero tras las elecciones del 22 de mayo, para evitar el coste electoral.

La sociedad Avant (de la que forman parte Ayuntamiento, Consell y Gobierno y creada para garantizar la llegada del AVE a Alicante) negó ayer que la decisión de derribar los silos esté tomada ya y aseguró que se ha encargado un estudio externo para conocer si los silos se pueden mantener o no. El estudio se encargó después de que la alcaldesa de Alicante, Sonia Castedo, lo solicitara en el último consejo de Avant, celebrado el pasado 16 de noviembre.

Como sea, el Ayuntamiento ha ido cambiado su opinión sobre este edificio, ya que en el catálogo de bienes y espacios protegidos de la primera versión del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), en 2008, el Ayuntamiento incluyó el edificio para su protección integral. En las versiones posteriores ya no se incluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de mayo de 2011.

Lo más visto en...

Top 50