Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Visto bueno ambiental a la ampliación en Marín

El proyecto de ampliación del muelle comercial del Puerto de Marín recibió ayer el espaldarazo del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino con la aprobación de la Declaración de Impacto Ambiental de la obra, publicada ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE). Con las obras, la superficie del puerto se ampliará 12.000 metros cuadrados.

Los trabajos empezarán en 2012, según una portavoz del puerto, e incluirán el dragado de una parte del fondo y la construcción de una rampa para la carga de buques con mercancía rodada. La declaración de impacto impone que se instalen pantallas que limiten la turbidez de las aguas mientras duren los trabajos. El documento también exige que se depuren las aguas que vengan del entorno portuario y se viertan al mar.

Las obras afectarán principalmente al interior del puerto, y Medio Ambiente cree que no repercutirá en las corrientes y las mareas de las playas y los bancos marisqueros próximos. El informe ambiental también prevé un plan de vigilancia que aborde los posibles efectos negativos del incremento del tráfico portuario y establezca "mecanismos de control y seguimiento". La nueva línea de atraque tendrá 360 metros, y para conseguir un calado suficiente para el tránsito de barcos de más de 20.000 toneladas será necesario dragar entre 50.000 y 75.000 metros cúbicos del fondo marino, de forma que se consiga aumentar la profundidad de las aguas a 11 metros. Para las obras se emplearán cajones flotantes de hormigón armado, rellenos con el propio material resultante de los dragados.

Esta ampliación del puerto es independiente del relleno de 300.000 metros cuadrados en la zona de Placeres que fue aprobado en 1993 y que el Tribunal Supremo anuló en 2009, tras un largo litigio promovido por una asociación vecinal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de abril de 2011