Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas gallegos preguntan a Cospedal si cree que TVG es imparcial

El secretario de Organización del PSdeG, Pablo García envió ayer una carta a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, al hilo de sus declaraciones en una entrevista en TVE en la que criticó la supuesta parcialidad de la televisión pública estatal en contra de los populares. En la misiva, García contrapone el modelo de TVE al de TVG, "que parece el gabinete de comunicación del PP", y le pide a la líder manchega que se calle.

"Si el modelo que propone es el de TVG, no vuelva a hablar nunca de objetividad, pluralidad, profesionalidad, consenso ni representatividad política", argumenta García, que recuerda que el director de TVG fue elegido a dedo por el PP y que la directora de informativos y el editor del informativo de noche fueron interventores y candidatos del PP. También insiste en el desfase entre el tiempo dedicado en los noticiarios al Gobierno y el PP y la oposición -el 90% y el 10%, respectivamente, según sus cuentas-. "Si ese es el modelo que propone, solo le cabe hablar de dirigismo informativo, manipulación y control político de la información", añade, y defiende el modelo de TVE, que a su entender "nunca ha gozado de tanta libertad ni ha sido tan ecuánime con la representación de las formaciones políticas". "O no conoce lo que hace su partido donde gobierna o miente", termina García.

Precisamente, en la comisión parlamentaria de control de la CRTVG de ayer, los socialistas volvieron a acusar a los informativos de parcialidad y de aplicar un manual para defender la acción del Gobierno y atacar a la oposición, algo desmentido por su director, Alfonso Sánchez Izquierdo.

También ayer, CRTVG sufrió un nuevo varapalo judicial por su política de personal. El Juzgado de lo Social número 1 de Santiago dio la razón a 10 trabajadores de la compañía, contratados irregularmente. La juez dictó sentencia al término de los juicios, de forma que los demandantes deberán ser declarados trabajadores indefinidos. Al menos en uno de los casos impuso además 500 euros de multa por "mala fe" y "temeridad" de la corporación. Las sentencias no son firmes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de abril de 2011