Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Centenares de manifestantes critican la privatización de suelo escolar en Valencia

Más de 300 manifestantes salieron ayer a la calle en el barrio valenciano de Campanar para criticar la última recalificación de suelo escolar decidida por el Gobierno local. El Ayuntamiento, presidido por Rita Barberá, aprobó en febrero pasado ceder una parcela de 13.000 metros cuadrados a la Universidad Católica y las asociaciones de madres y padres (AMPA) pusieron el grito en el cielo. Ayer se movilizaron y avisan de más concentraciones antes de elecciones.

"En el colegio de mis hijos, el CEIP Giner de los Ríos, ya hay tres barracones", explicaba ayer una de las madres de la AMPA. "En cada uno hay 25 niños y están apelotonados" continuó, "por no hablar de los baños, que se inundan cada dos por tres, o del servicio de comedor, que no da para todos". De hecho, el centro decidió que los niños con los padres empleados tendrían preferencia sobre los demás en el comedor: "Así están las cosas".

Un puñado de pancartas mostraba el sentir de la reunión. "Ensenyament públic i de qualitat; No als barracons, escola ja; No a la requalificació" o "Per l'escola en valencià" eran los lemas de algunas. Los manifestantes recibieron el apoyo del concejal socialista Juan Soto y del escritor Alfons Cervera, vecino del barrio. Se juntaron en la vieja plaza de la Iglesia, donde Campanar apenas rebasa las dos alturas, se comieron la mona de Pascua y salieron al ritmo de la música de una pequeña orquesta.

Esta protesta abunda en las críticas vertidas por la comunidad educativa desde el principio de la legislatura. En Valencia y los pueblos de la provincia faltan escuelas públicas. En Campanar, los tres colegios públicos del distrito no dan abasto, lo mismo que ocurre en Russafa, Malilla o Patraix. En los pueblos pasa lo mismo. En Montserrat, el Ayuntamiento prometió un nuevo centro para el año que viene y a estas alturas ni siquiera están licitadas las obras. En Náquera sucede otro tanto.

Un representante de la Plataforma per l'Ensenyament, convocante de la marcha de ayer, comentó que van a tratar de coordinarse "con otros barrios de cara al próximo acto. La semana que viene", señaló, "hablaremos con todos los agentes educativos posibles para lanzar nuestra próxima acción, en 15 o 20 días". Justo antes de las elecciones del 22 de mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de abril de 2011