Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales y autonómicas

Colomer presenta su programa en el pleno de la Diputación de Castellón

El PP critica el uso electoralista de la institución provincial

El portavoz socialista en la Diputación de Castellón, Francesc Colomer, aprovechó ayer el último pleno ordinario de la legislatura en la Corporación provincial para presentar como moción el programa electoral que piensa llevar a cabo durante los próximos cuatro años si logra la victoria en las elecciones y sucede a Carlos Fabra en la presidencia de la institución.

Colomer podría haber presentado su programa en cualquier mitin de su formación política, o en el arranque e incluso en el ecuador de la legislatura si, como aseveró, pretendía que fuera sustituido el "agotado" modelo del PP por el suyo. Pero al presentarlo como moción en la última sesión plenaria en la que era posible durante el actual mandato dio alas al Partido Popular, que evidenció el carácter electoralista de la iniciativa y rechazó el texto "presentado en el último minuto de partido", en palabras de Fabra. Si la moción hubiera sido aprobada por el PP, su aplicación habría sido imposible ante la cercanía de los comicios.

Francesc Colomer se ha autoproclamado aspirante a la presidencia de la Diputación antes de que, como es preceptivo, sea designado para la Corporación provincial por los alcaldes y concejales del PSPV que resulten elegidos el próximo 22 de mayo, y de que el líder de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, le confirme para el cargo. De hecho, Alarte todavía no se ha pronunciado sobre sus candidatos a presidir las Diputaciones de Valencia y Alicante.

Sin embargo, Colomer ya quiso mostrar ayer que ejerce como candidato, y presentó en el pleno su programa basado en 10 puntos que incluyen, entre otros, la convocatoria de una conferencia de alcaldes para diseñar un plan estratégico que establezca las líneas de actuación durante el próximo cuatrienio; la descentralización de la Diputación en beneficio de los Ayuntamientos pequeños; o la reducción del gasto corriente y del número de vicepresidentes, asesores y organismos de dudosa rentabilidad económica y social. Fabra consideró "ridícula" la propuesta porque según dijo, ya se aplican la mayor parte de las medidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de abril de 2011