Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dirigentes de CiU rechazan reducir el IRPF a las rentas altas

Poco queda de aquella Convergència i Unió monolítica en la que Jordi Pujol hacía y deshacía a sus anchas, sin debate interno y sin que nadie rechistara. La cúpula de CiU fracasó ayer en el intento de silenciar las críticas internas por el festival de confusión provocado el domingo con el anuncio y posterior rectificación de la rebaja del IRPF para las rentas más altas. Aunque en Cataluña no hay elecciones autonómicas el 22-M, sí hay municipales, y los candidatos no quieren ni oír hablar de favoritismos a los más ricos, al menos en plena campaña electoral. Varios dirigentes protestaron ayer abiertamente, comenzando por el diputado Carles Campuzano. "Toca decir que los que más tienen deben compartir con el resto de la gente los esfuerzos para salir de la crisis", escribió en su blog.

También el consejero de Territorio, muy próximo a Artur Mas, se desmarcó de las intenciones del Gobierno del que forma parte. "Esta es una propuesta de cara a la competitividad fiscal de Cataluña que se preveía como una propuesta política, estaba en nuestro programa electoral, pero no es inmediata y requiere un hecho primero: volver a una fase de recuperación económica", dijo.

Efectivamente, la propuesta consta en el programa electoral de CiU, pero el documento ni la sitúa en el tiempo ni pone como condición la recuperación económica.

Una Medida "obscena"

En el plano municipal y consultados por EL PAÍS, los principales candidatos de CiU apostaron por no tocar ahora el impuesto sobre la renta. "Ni hablar de rebajas, no es el momento", dijo el candidato por Lleida, Joan Ramon Zaballos. "En tiempos difíciles es bueno que los impuestos se mantengan", añadió el candidato por Girona, Carles Puigdemont. Xavier Trias, en Barcelona, fue más escueto, pero igualmente firme: "El recorte del IRPF no se llevará a cabo", aseguró. Y en Tarragona, Victòria Forns pidió a "los ricos" que hagan más esfuerzos "para ayudar" a la población.

La oposición incidió en el hecho de que si bien el Gobierno de CiU no aplicará de forma inmediata la rebaja sí lo mantiene como objetivo de legislatura.

De "nefastas" e "irresponsables" tildó el socialista Joaquim Nadal las intenciones de Artur Mas, "sobre todo mientras se están anunciando graves recortes en los servicios públicos". El PP no criticó una rebaja que defiende, pero sí las "contradicciones" de CiU. Para Iniciativa Verds las intenciones del Gobierno catalán son "indecentes y obscenas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de abril de 2011