Fainé critica la 'guerra' de depósitos, pero la respeta

Las cajas ganan 3.403 millones, el peor resultado en 10 años

La guerra de los depósitos es algo que todas las entidades critican, pero que no hay ninguna que no la practique. El último en opinar sobre esta cuestión, en uno de los temas más preocupantes para el sector, ha sido Isidro Fainé, presidente de la Confederación de Cajas de Ahorros (CECA) y de La Caixa. "Dar duros a cuatro pesetas no es un buen negocio, pero entiendo que cada uno defienda su parcela", afirmó ayer. No podía decir Fainé algo muy diferente porque La Caixa, como el resto de bancos y cajas, están pagando altos tipos de interés por el ahorro.

"Cuando no hay liquidez para los vencimientos es normal que se subaste el pasivo de los clientes", aclaró Fainé. El hecho cierto es que el sector paga entre el 3,75% y el 4,25% por los ahorros, en competencia con los bonos de la Generalitat. El problema es que las entidades cobran de media el 3% por los créditos y no compensan lo que pagan por los depósitos. Esta situación se ha reflejado en el margen de intereses de la cuenta de resultados del sector, que ha caído un 25% y es una de las principales razones por las que el beneficio de 2010 descienda un 22,9%, hasta 3.403 millones de euros. Es la cifra más baja en 10 años y la tercera caída consecutiva de resultados. La morosidad ha provocado que eleven las provisiones en unos 3.000 millones. Fainé espera que los márgenes no continúen descendiendo, pero tampoco confía en su recuperación este año. "Si se prolonga la caída de ingresos, continuará la concentración en el sector financiero", auguró el presidente del sector.

El director general de la CECA, José María Méndez, anunció el inicio de la reforma de los estatutos de la Confederación. "El objetivo es que la representación se base en los grupos de cajas o cajas-bancos o fusiones, pero que todos estén representados en el Consejo de Administración o en la comisión de control". Este esquema supone cambiar la base actual de representación en las Federaciones regionales. No obstante, se ha creado una comisión federal, donde estarán las federaciones y analizarán la legislación autonómica, así como una comisión de obra social. "La obra social seguirá siendo la seña de identidad del sector, pese a su transformación", advirtió Fainé.

El presidente de la CECA negó "rotundamente" que el regulador haya gestionado mal la reorganización del sector. "Pienso que el supervisor ha hecho muy buen trabajo", afirmó. Por otro lado, el subgobernador, Javier Aríztegui, aseguró que sería "óptimo" que "al menos dos o tres bancos procedentes de antiguas cajas hubiesen iniciado su cotización" antes de que acabe el año porque "supondría un avance en la consolidación del sector".

Fainé, en la presentación de resultados del sector.
Fainé, en la presentación de resultados del sector.GORKA LEJARCEGI

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 14 de abril de 2011.

Te puede interesar

Escaparate

Lo más visto en...

Top 50