Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Con la esperanza en California

Siete jóvenes participan en un proyecto para desarrollar negocios innovadores - El premio consiste en 10.000 euros y un viaje a Silicon Valley

Son siete jóvenes emprendedores y uno de ellos viajará hasta Silicon Valley (California, EE UU), la meca de las altas tecnologías de la información, con su idea innovadora y 10.000 euros en el bolsillo. Cada jueves se reúnen en las oficinas de Fomento San Sebastián para trabajar en el proyecto conjunto que deben realizar entre todos, además del suyo propio. No hay tensión entre ellos por ser el más ingenioso. Repiten sin cesar los términos "colaboración" y "compenetración". Podrían estar tomando cañas especulando con posibles negocios innovadores y rentables, pero ellos han decidido pasar a la acción.

El programa Yuzz, que pretende promover iniciativas de base tecnológica e innovadora que puedan ser susceptibles de traducirse en un proyecto ejecutable, les ha unido en torno a una mesa. Tienen entre 18 y 30 años y disponen hasta junio, cuando se fallan los premios, para desarrollar un plan individual y otro conjunto. Este último lo llevan con la máxima reserva. "Será algo relacionado con servicios y con base en las nuevas tecnologías", es lo único que llegan a precisar.

San Sebastián se ha sumado a las ciudades del programa Yuzz

Profesionales y técnicos colaboran asesorando a los participantes

Los siete tienen un perfil diferente, desde ingenieros y psicólogos a técnicos en audiovisuales. "Es lo interesante, que se puedan compenetrar y que aporten sus ideas. Es un reto complicado pero estimulante", explica Igor Marroquín, coordinador de Yuzz.

El proyecto, impulsado por Fomento San Sebastián y la Fundación Banesto, arrancó en 2009 en Madrid y Barcelona y este año se ha sumado la capital guipuzcoana, única sede en el País Vasco. En total, 12 ciudades se han sumado a la iniciativa hasta totalizar 250 participantes. Cada una de ellas contará con un ganador. El premio ascenderá a 10.000 euros y tendrán oportunidad de viajar una semana a Silicon Valley a conocer las instalaciones de empresas como Google o Hewlett-Packard, empresas icono de la innovación. "No se busca el mejor proyecto, sino la persona que mejor haya evolucionado sacando adelante su idea. Darte cuenta de que tu proyecto no es viable supone ya un gran aprendizaje", señala Marroquín.

Sayari Alvarado es mexicana y la única mujer del grupo. También es la primera en hablar. Su idea inicial era desarrollar un sello de calidad que certifique a aquellas empresas e instituciones que luchan contra el acoso laboral. Sin embargo, ha tenido que reconducir su idea y buscar algo nuevo tras descubrir que un certificado así ya se utiliza.

"Hemos creado un entorno creativo donde conectamos ideas para sacar un proyecto común interesante", cuenta Alvarado, quien estudió Artes Visuales en México D.F. y se ha especializado en efectos especiales en 3-D. "La idea es que la gente con más experiencia te oriente en ver si tu proyecto es viable o no", añade.

Una red de profesionales y asesores colaboran ofreciendo a los jóvenes formación en materia empresarial, una plataforma de trabajo cooperativo dos días a la semana y soporte administrativo y jurídico. Entre estos colaboradores figura la asociación Secot de Guipúzcoa. Sus miembros, profesionales y ejecutivos ya jubilados, aportan su experiencia técnica.

Los emprendedores se hallan en la primera fase del proyecto, la más difícil. Es entonces cuando tienen que definir bien su idea, ver si es viable a nivel técnico, si tiene base científica o hacer un estudio de mercado.

Joxean Hernández, ingeniero industrial, analiza nuevas aplicaciones comerciales de la celulosa. Marcos Llorente propone desarrollar un software para planificar operaciones médicas. Estudiante de Ingeniería Biomédica en Tecnun, la Escuela de Ingenieros de la Universidad de Navarra en San Sebastián, juega con ventaja, porque fue premio Innotech en 2011.

Mikel García, psicólogo, es un apasionado de las nuevas tecnologías y piensa en un banco de ideas. No da más pistas. A su lado, Yon San Martín cuenta que quiere crear algo en torno a deportes como el surf o el skate e Internet. Iñigo Rosado, otro ingeniero, busca reducir el consumo energético en las viviendas y Yon Sánchez, licenciado en Comunicación Audiovisual, había arrancado con un proyecto de televisión on line, pero su iniciativa no ha resultado viable. Son recelosos con la información, pero se muestran entusiastas.

"Lo importante es cambiar la mentalidad. No porque una idea no salga eres un fracasado. En EE UU, el éxito radica en que la gente se lanza en proyectos hasta dar con algo que funciona", concluye Marroquín.

La iniciativa

- Unos 250 jóvenes emprendedores de toda España de entre 18 y 30 años, siete de ellos de Euskadi, participan en el programa Yuzz para desarrollar ideas de negocios innovadores.

- Impulsado por Fomento de San Sebastián y la Fundación Banesto, el programa ofrece asesoría administrativa y jurídica, tutorías, formación en material empresarial y apoyo técnico.

- El 20 de junio, un jurado votará las mejores ideas. Cada una de las 12 ciudades que compiten tendrá un ganador. El premio es 10.000 euros y un viaje a Silicon Valley.

- El 84% de las empresas creadas en 2010 corresponde al sector tradicional, mientras que el 14% restante a sectores emergentes; audiovisuales, colectivos sociales, energías renovables, de tecnologías deslizantes y con otro tipo de innovación en I+D.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de abril de 2011

Más información